sábado 20.12.2014 - Actualizado hace
Fútbol
27 | 04 | 2012
Imprimir
Agrandar
Reducir

Los torneos cambian, pero en el fondo no cambian demasiado

0
Comentarios


Después de la movida asoman críticas

  PABLO VIGNOLA
Desde hace un tiempo largo, desde distintas esferas, se le exige al fútbol argentino un lifting que le cambie la cara. Protagonistas directos, analistas y espectadores, de una manera y otra se han manifestado durante los últimos tiempos, en favor de una restructuración general, pero apuntando básicamente al sistema de la competencia, la duración de los torneos y la metodología para decidir los descensos.
Desde la cúpula dirigencial se recogió el guante y la AFA abrió el buzón de sugerencias para estudiar las distintas posibilidades para cambiarle la cara al deporte madre en la genética argentina. Incluso, en un momento, se habló de la creación de un mega campeonato con 40 equipos, alternativa que modificaba de raíz el escenario establecido desde hace muchos tiempo. Paralelamente, se lanzó la Copa Argentina, que recién ahora en sus instancias finales ha empezado a ganar un grado de interés más acorde con la pasión que despierta generalmente el fútbol.
Por estas horas, en el umbral de lo que se vendrá, hay que decir que los cambios no serán radicales. Los dirigentes se reunieron y el Comité Ejecutivo de la AFA ya aprobó los primeros retoques. La principal novedad es la desaparición de los partidos de Promoción, pero continuarán los torneos de 19 fechas y el sistema de promedios para determinar dos de los tres descensos que habrán en Primera División; el otro será el último en la tabla general de la temporada.

“Es un maquillaje”
“A mí me parece que esto es apenas un maquillaje para tratar de solucionar un pequeño problema que la tensión de jugar una Promoción, como si con eso fuera suficiente para combatir la violencia”, señala el periodista Fernando Niembro, quien en su diálogo con DIARIO POPULAR sostiene que las modificaciones no son suficientes: “La violencia nos acecha a cada paso y está instalada en los alrededores de la cancha, en las oficinas de los clubes, en la platea; y no se soluciona eliminando la Promoción. Es una visión miope de la dirigencia”.
El primer pantallazo no parece encontrar un marco de entusiasmo desde un sector calificado de la prensa. Y en ese grado de disconformismo aparece también Diego Fucks, quien no duda en expresar: “No voy a estar conforme hasta que no vuelvan los torneos largos. Los torneos cortos aumentan la histeria. Yo quiero que hay un campeón y cuatro descensos decretados por su posición en la tabla, como ocurre en Europa. Es más, me gustaría que la Copa Libertadores se disputara a lo largo del año y, paralelamente se jugara la Copa Sudamericana”.
Algunos de los argumentos que se utilizan para el reclamo de modificaciones en el esqueleto de la competencia, sostienen que los torneos cortos son más exigentes y, por esa razón, las cabezas de los entrenadores ruedan con más facilidad en cuanto los resultados adversos le dan forma a un fracaso irreversible. Sin embargo, la inmediata comparación con un torneo de 38 fecho como la Primera B Nacional, da cuenta de que no son menos entrenadores que pierden su empleo en medio del camino.

La voz de los DT
En ese sentido, el secretario general de la Asociación de Técnicos, Victorio Cocco da una visión desde el punto de vista de quien es testigo presencial del desgaste que sufre en la actualidad los entrenadores: “Particularmente extraño mucho los clásicos que le dieron vida al fútbol argentino: River-Boca, Newell’s-Central, Estudiantes-Gimnasia y San Lorenzo-Huracán. Y creo que lo mismo le debe pasar a toda la gente, que es la verdadera dueña del fútbol. Se ha perdido parte de la pasión por lo que yo le hubiera buscado la vuelta para armar un torneo grande, en el que participaran todos, como habían dicho en un momento, dividido en dos zonas”. Y explica los motivos de su reclamo: “El fútbol fue remodelado muchas veces, nadie debería rasgarse las vestiduras. Los torneos cortos generan mucha presión y en ese marco, los entrenadores no tienen tiempo para trabajar. Los equipos venden a los buenos y compran un montón de jugadores para cada torneo, entonces para cada técnico se hace muy difícil armar un equipo en quince días. Un entrenador necesita dos o tres meses para que su trabajo pueda ser considerado seriamente”.
Mientras tanto el mismísimo Julio Grondona, principal propulsor de la nueva imagen de las competencias, asegura: “Todavía faltan que se conozcan algunos detalles. En Primera División vamos a instrumentar una novedad que va a incrementar el atractivo del espectáculo en lo que hace a la consagración de un gran campeón en cada temporada”, un adelanto que da a entender que todavía se siguen sumando elementos a los bosquejos de las modificaciones que incluyen a los torneos del ascenso. En la B Nacional, por ejemplo, participarán 22 equipos y los dirigentes siguen elevando proyectos para que los descensos se repartan entre los directamente afiliados y los que no lo son.
En cuanto a la determinación de los descensos, el adiós al sistema de promociones es lo que más aceptación cosecha: “Está bien”, exclama el Chavo, pero enseguida aporta reparos: “lo que no entiendo es esa modalidad de descensos mixtos, unos por promedio y otros por posición en la tabla. No tiene nada que ver. El tema de los promedios nunca me gustó y me parece injusto; River terminó sexto y descendió, a Talleres le pasó lo mismo cuando fue tercero con Jota Jota”.
Al respecto, Fernando Niembro advirtió que “no me quedó claro, en cuanto a los descensos, si existe una ‘cláusula saludable’ para determinar a quién le corresponde descender y a quién no, en una especie de protección a los equipos grandes”. Niembro también se quejó de que hayan descensos por dos vías: “¿qué es eso de un mix entre promedios y posiciones?”. Y en su análisis, Niembro va más allá: “Las autoridades deberían apuntar a mejorar las administraciones, a controlar lo que hacen los clubes con sus ingresos. Si los dirigentes compran bien pueden salir campeones, pero si compran mal se van al descenso”.

Tags

Comentarios Facebook