lunes 28.07.2014 - Actualizado hace
Espectáculos
03 | 05 | 2006
Imprimir
Agrandar
Reducir

Crisis de la Ritó en TV

0
Comentarios


Gran revuelo se armó ayer en el programa de “Intrusos en el espectáculo” (América, a las 15). La vedette María Eugenia Ritó se sometió a una entrevista para dar su versión sobre los problemas del ciclo “No hay 2 sin 3” (Canal 9, a las 21) y como se sintió acorralada por las preguntas de uno de los panelistas, Luis Ventura, se retiró intempestivamente del estudio y a “lágrima tendida”. Pero, a los pocos minutos, regresó por pedido expreso del conductor Jorge Rial y todo terminó en palabras de amor, besos y abrazos. “¡No tenés que irte así!, la gente va a pensar que sos una loca, que cuando te calentás largás todo. ¡No entiendo por qué te enojaste!, si yo dije que creía en vos”, dijo Rial cuando Ritó volvió. La vedette contó que “estoy podrida, me estás tirando palo tras palo. Yo hablo, hablo y hablo y vos me decís tal cosa y tal otra”, despotricó Ritó contra Ventura. Si bien Ritó accedió a la entrevista para aclarar su situación en “No hay 2 sin 3”, lo cierto es que del tema la vedette no sabe nada: “Yo no sé si sigo o no. Lo único que sé es que a mí me gusta trabajar y me gusta lo que hago. Nunca dije que había que sacar del elenco del ciclo a Analía Franchín”, con quien desde la semana pasada Ritó afirma una y otra vez que “jamás pedí que la echen”.
La reconciliación
Pero Franchín no es el único frente que tiene Ritó en televisión, sino que Nazarena Vélez, también colega de “No hay 2 sin 3”, saltó en defensa de Franchín: “Yo vine para hablar de mi trabajo, ¡por favor, chicos! ¡Basta con Nazarena!”. El de ayer no fue el primer cruce de María Eugenia, el lunes pasado la invitada a “Intrusos...” fue Analía Franchín y la Ritó tuvo un fuerte diálogo telefónico con ella. Ayer la vedette, que encabeza la obra “Operación ja ja (recargada)” en el Teatro Astral, hizo su descargo en el ciclo de chimentos y todo terminó en gran escándalo. A pleno llanto y a los gritos, salió del estudio conmocionada mientras una cámara la seguía hasta la calle. Cuando paró el taxi en la calle, otro de los panelistas, Marcelo Polino, que no le perdió el paso, la convenció para que volviera al programa para aclarar los tantos. Así sucedió y tras un abrazo y beso con Rial, todos terminaron felices y con una sonrisa. Es la TV que tenemos...

Tags

Comentarios Facebook