jueves 18.09.2014 - Actualizado hace
Espectáculos
18 | 07 | 2012
Imprimir
Agrandar
Reducir

“Me cuesta más desnudar el alma que el cuerpo”

Edición Impresa
0
Comentarios
Por Edición Impresa


Leticia Brédice cuenta como le dio forma a su personaje en Condicionados.

“Me cuesta más desnudar el alma que el cuerpo”
Foto:

Satisfecha con la respuesta que recibe del nada convencional rol que emprende desde hace varias semanas en Condicionados, el unitario de Pol-ka de los miércoles a las 23 de El Trece-, Leticia Brédice, fiel a su estilo descontracturado, da cuenta de la tarea que emprende al lado de Oscar Martínez y Soledad Silveyra.

Es que esta blonda actriz que brilló el año pasado en la piel de Verónica San Martín, la desequilibrada esposa de Pablo Echarri en El Elegido, por la que obtuvo la estatuilla del premio Martín Fierro, ahora se nutre en el papel de Darlyng, una excéntrica actriz de cintas porno que vuelve vencida en busca de un trabajo que poco le agrada. “Cuando estaba terminando El Elegido, en diciembre, leí muchos libros hasta que apareció éste que me pareció muy especial”,- cuenta Brédice.

“Pensé que me iba a costar mucho porque el año pasado fue muy religioso como actriz. Y efectivamente fue así, fue costoso porque hice algo totalmente diferente. Me refiero al hecho de no insultar y de aprender distintas formas de hablar”, sostiene en comparación con la anterior composición de Verónica, por la que se preocupó particularmente de deshacerse de la suavidad de sus modales.

 “Lo más fuerte que decía era “nena mala” y ahora Darlyng es arrabalera, grosera. Este papel tan distinto es lo mejor que me pudo haber pasado”, resalta de su singular personaje, el de una ex porno star que atraviesa un momento de mucha decadencia. “Darlyng sólo quiere sobrevivir en un trabajo en el que las actrices tienen una vida útil muy corta, en una industria machista, pero lo que se cuenta en el programa es el dolor de una mujer que fue una estrella y ahora sólo quiere
trabajar “, relata del envío que, hasta el momento, presenta un rating bajo para las expectativas creadas, promediando 11 puntos.

“A ella la fama le sirve para contarle a alguien quién fue en algún momento”,- continúa. “Pero después, para el personaje igual que para todos en la vida, cada uno vuelve a su casa y tiene su gato, su perro y sus platos sucios para lavar. Estamos en un país con hombres y mujeres muy prejuiciosos. Creo que hay una parte que la critica y eso es bueno porque cuando hay crítica hay deseo de hablar de eso que se cuestiona”, señala Leticia de su álgida composición en la trama que la coloca intentado deshacerse de la obsesión de su ex amante (Bárbara Lombardo) y bajo la tutela de Dicky Cocker (Oscar Martínez).

-¿Te generaba alguna duda encarnar a una actriz porno?

-Ya de chica vengo haciendo prostitutas pero nunca una actriz porno. Me parece que son personas mucho más expuestas. La historia está contada desde el humor y eso está bueno porque la vulnerabilidad de mi personaje está puesta en la falta de trabajo y en estar dispuesta a hacer lo que sea. No tener plata es un problema y ella tiene una necesidad muy grande de sobrevivir. En su regreso a los unitarios con Condicionados, la puesta escrita y dirigida por Marcos Carnevale que se verá esta noche, Leticia Brédice, reconoce su pudor a la hora de exponer sus sentimientos más profundos.

“Me cuesta  más desnudar el alma que el cuerpo”, -dice en alusión de lo que vuelca en su carrera. Y más tarde desliza algo contradictoria: “El erotismo me da vergüenza; si genero ratones que se sigan despertando, pero sin obviedades”. Para componer a Darlyng, la chica de ojazos azules y modales de anti diva, se basó en la parva de señoritas que pululan por los programas mediáticos
con ansias de figurar y convertirse en famosas, algo que desató más de una polémica en quién se sintió aludida.

“Al aceptar la propuesta me encontré con algunas actrices porno. Fue raro, como triste. Todas dicen que quieren ser estrellas, pero te reciben en ojotas. Saqué elementos graciosos para armar este personaje de muchas chicas que no son actrices porno sino que quieren ser estrellas y se pelean entre ellas en la tele”, define esta intérprete.

“Me ayudaron mucho más mis amigas para sacar el estilo arrabalero de estas minas que compiten a lo bestia por un lugar antes de que el cuerpo se les caiga. Me dijeron: prendé la tele a la tarde”, suelta la madre de Indio. “Me sirvió escuchar a un par de chicas que fueron inspiradoras por su poca vergüenza y trivialidad, puse atención en lo que se dicen, eso que tienen para “el afuera”, del “todo para la cámara”.

Su energía podrá ser útil para modificar algo, pero están atrapadas en un círculo que el propio  edio genera con ellas”,- dice de lo que la inspiró para recrear Condicionados. “Yo no soy consumidora de pornografía pero lo poco que averigüé me generó mucha tristeza. El programa no se trata de la industria de la pornografía sino de lo difícil que es vivir sin un peso, lo oscuro que es que tus chicos te vean y sepan todo. Cuando vi el primer capítulo pensé que era doloroso”,-  onfiesa por último esta relevante interprete.

Ligada al apellido San Martín

En medio de las grabaciones de Condicionados, Leticia Brédice, recibió la propuesta de subirse a las tablas para darle vida a la famosa obra Macbeth del dramaturgo Williams Shakespeare en el complejo General San Martín. Bajo la dirección de Javier Daulte y el protagónico de Alberto Ajaka (El Puntero), la pieza tiene fecha estimativa de estreno en el mes de septiembre. Sin embargo, su participación genera incógnita. “Me encanta hacer teatro y obviamente que un clásico así es interesantísimo y altamente atractivo para un actor, pero se verá como transcurren las cosas”, dice Brédice, quien al parecer, se bajó del proyecto con la intención de crear un unipersonal con el personaje de Verónica San Martín, aquella deliciosa criatura que encarnó en El elegido. ¿La veremos sobre las tablas mostrando esa criatura desequilibrada que acompañó las escenas más fuertes junto a Pablo Echarri?

Comentarios Facebook