miércoles 26.11.2014 - Actualizado hace
Policiales
29 | 10 | 2012
Imprimir
Agrandar
Reducir

A cuarenta días, un caso que suma desesperación

Maximiliano Montenegro
0
Comentarios
Por Maximiliano Montenegro


Gloria, hermana de una de las jóvenes, trazó un panorama desolador en diálogo con Diario Popular: “Tomaron este caso como un capricho de dos chiquitas y la verdad es que la pueden estar pasando muy mal”.

A cuarenta días, un caso que suma desesperación
Foto:

El 20 de septiembre pasado, Antonela Ramos, de 14 años, y su amiga Gloria Mendoza, de 16, fueron vistas por última vez por sus compañeros de escuela en la localidad jujeña de La Quiaca. Era casi el mediodía. A partir de ese momento, no atienden sus teléfonos y son buscadas con desesperación por sus familias. Apenas dos llamados realizados presuntamente por las chicas con posterioridad, que se cortaron de manera abrupta, son las únicas pistas sobre su paradero. Pero también que ambas habían sido tentadas con un “trabajo” en Buenos Aires o Salta. La sospecha es que son víctimas de trata de personas para explotación sexual. Hoy se cumplen 40 días de dramática ausencia.

En diálogo con Diario Popular, María Mendoza, hermana de Gloria, trazó un panorama desolador respecto a la deficiente investigación inicial. “Tomaron este caso como una fuga de hogar, como un capricho de dos chiquitas, y la verdad es que la pueden estar pasando realmente mal. En este tiempo, las familias hicimos todo lo posible para que se avance, aportando testigos y datos, incluso viajamos a Buenos Aires para que la causa pase al fuero federal. Lo logramos, y ahora se reactivó todo, pero se perdió un tiempo muy valioso, que no sabemos si podremos recuperar. Pedimos que se profundice el rastreo de las llamadas, eso es clave”, señaló la joven.

A partir de la desaparición de las adolescentes, surgió el testimonio de una hermana menor de Gloria, una nena de 10 años, quien la escuchó contar que un hombre les había ofrecido un “trabajo” con el que podían ganar 100 pesos por día. Luego se sumó el testimonio de una amiga de las chicas, quien también escuchó que habían mencionado las provincias de Buenos Aires o Salta como destinos. “En una marcha que hicimos para interesar a la gente de La Quiaca, conocimos a Rocío, una nena de 16 años que fue víctima de trata, llevada a Salta donde la prostituyeron. Ella logró escaparse, y lo que nos contó es espantoso. Es una red que aparentemente también lleva criaturas a Colombia, fuera del país”, dijo María.

Ese fatídico jueves 20 de septiembre, Antonela y Gloria se preparaban en la escuela para los festejos por el Día de la Primavera. “Las vieron bajas una escalera a las 11 de la mañana, y ya no aparecieron. La mamá de Gloria intentaba por esa hora comunicarse con su hija porque tenían que arreglar el horario para probarse un vestido de la fiesta de 15 que no se hizo. Así que entre la desaparición y la búsqueda no pasaron ni 20 minutos. Se las llevaron”, explicó la hermana de Gloria.

Tras la desaparición, el primer llamado lo hizo Antonela a su abuela. “Estoy con Gloria”, llegó a decir, pero la comunicación se cortó. Luego, fue la propia Gloria quien se comunicó con una amiga de la escuela. “Estamos en un pueblito de Salta”, balbuceó la adolescente, y nuevamente el llamado se interrumpió. María tiene dudas, “porque puede ser una estrategia para despistar, obligando a mi hermana a decir que está en Salta cuando tal vez estén en otro lado, por eso es tan importante que el rastreo de llamadas sea efectivo”.“Todo esto es nuevo para nosotros. Ni sabíamos que andaban personas engañando nenas. Se meten con las familias pobres, son escoria. Esta chiquita Rocío nos cuenta que se cruza en la calle con el hombre que la engañó, la llevó a Salta y la abusó sexualmente. Es terrible, se mueven con absoluta impunidad”.

Tags

Comentarios Facebook