miércoles 23.04.2014 - Actualizado hace
Espectáculos
20 | 02 | 2013
Imprimir
Agrandar
Reducir

Fantino: “Cuando dijeron que era gay empecé a ganar minas”

Edición Impresa
0
Comentarios
Por Edición Impresa


En confesiones íntimas a DIARIO POPULAR, el periodista y relator repasa aspectos íntimos de su vida personal y laboral: “Cuando me empezó a ir bien sabía que me iban a tildar de pu..., mufa o falopero”, dice.

Fantino: “Cuando dijeron que era gay empecé a ganar minas”
Foto:

En Villa Carlos Paz, Alejandro Fantino estuvo invitado en Estás al Horno, el espectáculo teatral de Luis Ventura, y sorprendió con sus confesiones íntimas. Casado hace siete años con la actriz Miriam Lanzoni, después de descansar en el Soho Village Hotel, reconoció: "La Gringa es una mina de armas tomar. Puedo dormir en una cama o arriba del auto. Tengo las cosas muy claras. Sé los lugares en donde me puedo mover, los límites, hasta dónde puedo joder y ya la vida me expresó que si me muevo, hay tarjeta roja".

Prueba de ello ocurrió el año pasado cuando, tras coquetear con una aspirante a vedette en el programa Animales Sueltos, la esposa del conductor le cerró la puerta de casa y terminó durmiendo en el asiento trasero de su camioneta. Esas fotos fueron twitteadas y al otro día tuvo que dar explicaciones.

¿De pendejo fuiste ganador?

-Siempre tuve guita de pendejo, tenía un 205, me empecé a depilar porque me daba tufo. Me fue bien, siempre gané y me di cuenta cuando iba afuera. Me tocaba relatar en Brasil Boca con San Pablo, me iba a bailar a un boliche y sin televisión, me iba con una garotinha. Evidentemente, algo pasaba.

¿Famosas hubo en tu vida?

-Muchas más, pero muchas más de las que se han conocido. De boludo o de caballero, por nunca haberme mostrado, mandado al frente a una relación, contado nada terminé teniendo fama de puto. Ahora, el famoso que sale con una mina automáticamente aparece en una foto. No te digo que tuve cien pero sí veinte, veinticinco relaciones con minas famosas importantes y nunca se supo porque me parecía de poco caballero contarlo. Y me terminó pasando con la fama de que me la morfo.

¿De dónde nace la fama de que te la morfás?, ¿tuviste alguna experiencia bisexual en algún momento?


-Te voy a ser totalmente sincero: no. Lo que pasa es que en un momento dado estaba soltero, iba a bailar a todo tipo de lugares y boliches, salía de Cocodrilo, muchas veces iba a un boliche de swingers, pero como no tenía pareja, no podía intercambiar nada. En el descontrol de la noche, que me veían en un lado, en otro y como me empezaba a ir bien, me tildaron. Cuando empecé en Mitre me dijeron que si me iba bien me iban a tirar alguna de las siguientes tres cosas: que soy puto, mufa o falopero. Cualquiera de las tres, te puede llegar a complicar el laburo. Si se corre la bola de que sos enfermo, no te dan laburo, lamentablemente te van dejando de lado. Que me digan que soy gay no me molestó en absoluto, salvo por un episodio que tuve con mi papá. Y mufa, te retira. Hay gente muy talentosa que está sacada del sistema por ese tema. Me tiraron con el Polaco Bastía, un volante que tenía Racing, y con Luciano Pereyra. Con Luciano, de última, podría decirse que el pibe no es un Neanderthal. Pero el otro, el Polaco, es imposible que sea gay. Fui a su casamiento, tiene tres pibes, lo ves y es un arado, un percherón que no puede ser.

¿Alguna vez dudaste ante un hombre?

-¡No, nunca! Sí me pasa de poder admirar a un flaco que tiene facha pero nunca me pasó de sentir que me latiese el culo. Con mi psicólogo hablé más de una vez de la fama que me hicieron y le he dicho que no me pasa nada con el tema. Hasta hicieron correr que me había casado con la Gringa para taparlo.

¿Tu mujer nunca te preguntó por el tema?

-Nunca porque me conoce hace muchos años. Lo que sí hace es joderme. El otro día cociné a las once y media de la noche, terminé de comer, me quedé viendo tele solo, tranquilo. En un momento, me pongo a lavar los platos en calzoncillos, llega la Gringa del teatro, me apoya de atrás y me dice que me gusta. Por favor, que no se me vaya la fama. Si un día la Gringa me deja, tengo que volver otra vez.

¿Es cierto que con tu esposa no duermen en el mismo dormitorio?

-Tenemos dos dormitorios. El piso de arriba de la casa tiene dos habitaciones con dos baños y no hay nada más maravilloso. De siete días de la semana, cinco separados y dos juntos hace un año y medio. Me encanta aunque a veces la Gringa se me retoba. Soy grandote, me gusta estirarme en la cama, dormir cruzado y rompe muchos los huevos la mina en la cama. Si venís medio mal, que te tenés que cerrar interiormente para que nada pase ahí, es tremendo, un sufrimiento.

En pleno mes de agosto, temperatura baja, tres y media de la mañana, te agarra frío y no encontrás algo calentito, ¿qué pasa?

-¡Al contrario! No sé por qué las minas van al baño ocho veces por noche, ¿son cisternas?



"Fue duro para mi papá aguantar comentarios"

Las reglas de juego de la gran ciudad, y los avatares del mundo de la farándula, no son siempre fáciles de digerir por el tranquilo mundo del interior. Que lo diga, sino, el padre de Alejandro, quien desde la bella Sauce Viejo, en Santa Fe, tuvo que aguantarse comentarios que ponían en duda la sexualidad de su hijo, a quien creía bien machito. Por eso Fantino relata con emoción cómo llevó alivio a su padre y compañero de pesca, ante tanta lengua maliciosa.

"Mi papá es de pueblo, está criado a la antigua, tiene setenta y tres años y le empezó a llegar la bola de que el hijo se la come. Un día me lo llevé a pescar a Sauce Viejo, fuimos a la tarde a tirar un rato la caña y tomando mates le dije que le tenía que contar la verdad. Mi viejo estaba tenso, colorado, con la vena roja que le salían de los cachetes porque creía que le iba a decir que estaba saliendo con Marcos, creo que en esos diez segundos le pasó la vida por adelante. Le dije que era mentira lo que se decía, que nada que ver, que se quede tranquilo y me dijo que le daba tremenda alegría. Le sumé que se cague de risa de lo que se decía. Cuando le preguntan por el tema siempre digo que aún no he llegado a tanta sofisticación sexual. Me toca viajar por el mundo por mi laburo y lamento decirles que camina a una bisexualidad como algo natural, normal y me parece bien. Nunca gané tantas minas como cuando se entró a correr la bola de que me la morfaba. Cuando me iba con una chica de un lugar, me decía que pensaba que era gay y yo me decía qué buena la fama que me habían hecho.


CAMBIA MICROFONO POR CAÑA


Este año al terminar su temporada en Radio Diez y en América con Animales Sueltos, el conductor cumplió un viejo anhelo: ir a pescar con señuelos al Litoral. En Corrientes, entusiasmado por amigos de Tech, una empresa importadora de cañas y señuelos, logró sacar tremendos surubíes y dorados, en tamaños que no se ven en Sauce Viejo, su lugar en el mundo, ése donde siempre despunta el vicio con su padre cada vez que puede.

"En mi pueblo puedo ser guía de pesca, soy el mejor pescando moncholos", dice Fantino, quien también supo lograr buenas corvinas en Valeria del Mar y aprovecha alguna oportunidad laboral para llevar su pasión por la pesca a otros lares.

De emociones simples, el compartir con amigos una fritanga en la isla es tan buen programa para él como la mejor cena en el restaurante más caro de Buenos Aires. Y recuerda siempre cómo "una vez que nos quedamos varados en una isla tuvimos que sobrevivir pescando y comiendo mojarritas".








Comentarios Facebook