domingo 31.08.2014 - Actualizado hace
Policiales
22 | 03 | 2013
Imprimir
Agrandar
Reducir

Hermanas Jara: "Somos inocentes"

0
Comentarios


Ailén y Marina son juzgadas por "intento de homicidio" del hombre al que acusan de intentar violarlas. El hecho ocurrio en el 2011 en Moreno.

Hermanas Jara: Somos inocentes
Foto:

Las hermanas Ailén y Marina Jara, quienes son juzgadas por "intento de homicidio" del hombre al que acusan de intentar violarlas, escribieron desde la cárcel para sostener su inocencia y relatar las condiciones de detención de "la tumba, el lugar del no", mientras esperan que el martes se reanude el juicio en la ciudad de Mercedes.

"Somos inocentes. Mucha gente a la que le agradezco todo lo que hacen por nosotras, nos acompañan desde afuera. Pero a pesar de eso me siento sola", confesó en la misiva Ailén y calificó a la cárcel 8 de Los Hornos, donde ambas están detenidas hace dos años, como "el lugar del no".

"No hagas lo que sentís, no digas todo lo que pensás, no seas quien vos querés ser, no hables más de lo debido, no seas espontánea", afirmó en su sentida secuencia de negaciones.

Marina, que tituló su testimonio "Desde la tumba", hizo un relato pormenorizado de la golpiza que el 27 de diciembre último le propinó una guardiacárcel en la Unidad 5 de Mercedes, donde las alojaron temporariamente porque debían comparecer ante el Tribunal Oral en lo Criminal 2 de esa localidad bonaerense.

La denuncia por el maltrato de la jefa de guardia Anahí Maciel, que primero fue psicológico y después físico, determinó que "intervenga el Ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires ,quien apartó a la agente de la fuerza", dijo a Télam Isidro Encina, abogado de las jóvenes.

"Es como una tortura. No se imaginan lo feo que es escuchar cómo le pegan a mi hermana y yo no poder hacer nada", describió Marina en su relato escrito.

La muchacha, que cumplió 20 años el 24 de diciembre, recordó que durante esos días de fin de año Ailén se descompuso: "pedía médico a los gritos desde las 14. Llegó dos horas después y los remedios a las 21.30", señaló.

También contó que tuvieron que bañarse "arriba de la letrina con agua fría" mientras estaban el "los buzones", como llaman en la jerga carcelaria al sector de aislamiento.

Marina describió el lugar como "una celda de 2 por 1,5 metros, con sanitarios a la vista que no funcionan, o sea, están re tapados, falta de luz, de calefacción, sin acceso al patio o nada, ni un poquito de luz de sol, la piletita toda tapada llena de agua podrida...".

La historia de encierro de las hermanas comenzó con un episodio ocurrido el 19 de febrero de 2011, volvían de bailar y fueron interceptadas por Juan Leguizamón, quien según sostiene intentó abusar de ellas en el barrio Sanguinetti de Paso del Rey, partido de Moreno.

Ellas contaron que él tenía un arma y que se defendieron con un cuchillo. Leguizamón las denunció e inmediatamente las detuvieron por intento de homicidio.

El juicio oral, a cargo de los jueces Marco Barski, Graciela Larroque y José Ibrahim, como suplente de Fernando Bustos Berrondo, comenzó el lunes y el martes próximo se escucharán los alegatos.
En estos dos años la defensa hizo varios pedidos para mejorar sus condiciones de alojamiento de las jóvenes y solicitó la prisión domiciliaria alegando la vulnerabilidad psicológica y física de las hermanas, pedidos que siempre fueron rechazados por el TOC 2.

"En  realidad no saben cómo fue. No estuvieron en el momento del hecho para decir que somos culpables. Sólo me queda toda la impotencia porque, en realidad, yo no puedo hacer nada porque estoy acá adentro, solo relatar lo que me pasó", dijo Marina.

Ailén mostró confianza al terminar su nota: "Sigo luchando, como me enseñó mi mamá, gracias a la gente que me acompaña en esta gran lucha que compartimos".

"La exclusión también es parte de la humillación", sostuvo Marina al definir su duro aprendizaje.

Comentarios Facebook