sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Opinión
15 | 10 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Estrellas sin cielo, ¿o cielo sin estrellas?

Gustavo Nigrelli
0
Comentarios
Por Gustavo Nigrelli


Tanto los profesionales como los amateurs vienen perdiendo consuetudinariamente en esta época del año, confirmando la falta de nivel –no de cantidad- de nuestros boxeadores. ¿Qué se debe hacer para ganar la calidad perdida?

Este sábado será el turno del pesado neuquino Matías Vidondo.

En la cartelera de "GGG" Golovkin, en el Madison Square Garden de Nueva York, enfrentará por el título mundial interino AMB de los completos, al zurdo e invicto cubano Luis Ortiz, en lo que a priori es el choque mundialista de menos chance de todos cuantos disputen púgiles argentinos por esta época, de acá a fin de año.

Tal como se detalló en la columna "El Aluvión", hasta el momento, de todas las peleas efectuadas, salvo el empate del "Tyson del Abasto" Víctor Ramírez de local ante el 14º del ránking FIB, los demás perdieron en serie, incluyendo a Lucas Matthysse ante Postol.

Lo que viene no es halagüeño, con César Cuenca yendo a Rusia ante un invicto local en noviembre, con "La Joya" Chaves yendo a Inglaterra a dirimir contra un considerado Top Five libra por libra como Kell Brook la semana entrante, y la defensa de Jesús Cuellar en diciembre que aparece como el único favorito.

Reveco irá por la revancha el último día del año ante Kasuto Ioka, pero siempre dependerá del azar de las tarjetas y la honestidad de los jueces que le toquen.

El pulgar está para abajo.

Ramírez no ofrece seguridad, Cuellar el año que viene afrontará compromisos exigentes, y el resto depende de patriadas cada vez más lejanas, o infrecuentes.

En el Mundial amateur de Doha, Qatar, los 6 púgiles argentinos que se clasificaron en Venezuela (Leandro Blanc, Fernando Martínez, Ronan Sánchez, Alberto Palmetta, Marcos Escudero y Yamil Peralta) perdieron todos, y sólo Palmetta y Yamil ganaron una pelea en 1ª ronda, y cayeron en la segunda.

No hay aún argentinos clasificados para Río, y sólo quedan tres torneos clasificatorios, uno de los cuales será en Bs As (el preolímpico americano), donde se supone que los más "fuertes" ya habrán entrado en las anteriores etapas.

Se supone, porque en el Mundial de Doha que acaba de finalizar, por América sólo clasificó a Río un cubano. Al resto, lo veremos acá en Bs As, entreverados con los nuestros.

Sin embargo el proceso no es alentador de cara a los JJOO, cuando uno depende de las últimas instancias y de una localía, aunque cierto es que no siempre la lógica se cumple en boxeo, ya que influyen los sorteos, los momentos de cada cual, y los justos o injustos fallos.

No obstante, en este caso, las lógicas se vienen cumpliendo bastante.

Por ejemplo, sin ir más lejos, nuestros púgiles llegaron a Doha con Bronce y Plata en el continente, pero la mayoría gracias a un 5º puesto. Y fueron justamente los dos Plata (Yamil y Palmetta) quienes ganaron una pelea. No es casualidad.

No vamos bien, comparado al resto del mundo. ¿Se puede ir mejor? ¿Qué falla? ¿Qué hay que hacer y cómo?

No competir, como preferían algunos, es la peor respuesta. Si con el nivel de competencia que existió, interviniendo en la WSB, en la APB, y en la AOB, aún no entró ninguno a Río, lo que nos esperaría de no haber tenido esas experiencias.

Queda una sola: fortalecer la base.

Nuestros mejores exponentes no están a la altura de los mejores del mundo, por lo cual, los de abajo deben superar con fuerte competencia interna a los que hoy están arriba y desbancarlos.

La Liga Metropolitana de Boxeo, es un emprendimiento amateur formado por la unión de los clubes más representativos de CABA (Huracán, Atlanta, Almagro Boxing Club, Leopardi, All Boys, Lamadrid, etc), que está llevando a cabo una iniciativa interesante.

En primer lugar, un campeonato anual para determinar un campeón, y un ránking de hasta 15 púgiles por categoría, tanto masculino como femenino, para lo cual se anotan todos quienes desean participar y pelean mensualmente en los torneos de un calendario prefijado por la Liga.

Para ello han puesto en marcha un sistema de puntuación similar al que utiliza la AIBA, con 3 puntos por cada pelea ganada, -1 por pelea perdida, -2 por WO, donde el campeón no participa, sino que defiende el título contra alguno de los primeros 4 del ránking cada 2 meses en forma obligatoria, y las que quiera en forma opcional, donde además de retener o no su cinto, también suma y resta puntos.

A tal efecto acaba de organizarse un "Torneo de las Estrellas" en la FAB, con los primeros 4 del ránking de la Liga, que comenzó el finde pasado con las semis y finalizará el próximo sábado (el 24, previo a las elecciones) con las finales.

Los campeones luego entrarán en noviembre a un torneo junto al monarca de la división y otros dos invitados del interior.

Buenísimo. Sería ideal que lo mismo ocurriera en cada una de las provincias, o localidades del país, y que así se forme luego el Nacional.

Que periódicamente los mejores exponentes -incluso los campeones-, se enfrenten a los representantes de la Selección Argentina, quienes por supuesto también deben intervenir en los torneos nacionales, como se hará ahora. Y entonces habría que ver qué pasa, quién tiene más nivel, y qué diferencia de nivel hay entre ambos, si las hay.

Cantidad sobra, dicen desde lugares dirigenciales.

 Agregamos entonces que lo que falta es calidad. Lo mismo que ocurre casualmente a nivel profesional con los títulos mundiales. ¿Coincidencia?

Para adquirir eso en el campo amateur es menester tener mucha competencia interna, por un lado para pulir, y por el otro para decantar y seleccionar.

Ahora, si después de todo esto viene un ave de rapiña y se lo lleva a USA porque tiene condiciones y no tiene contrato, todo es inútil, al menos para el boxeo argentino, primer firmamento donde deben brillar las estrellas.

      Embed

Tags

Te puede interesar

.

Comentarios Facebook