jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Política
18 | 10 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

El FpV dominará el Senado pero no la Cámara baja

0
Comentarios


De repetirse los resultados de las PASO, el oficialismo tendrá marcada presencia en Senadores, aunque del otro lado del Salón de los Pasos Perdidos pasaría a tener de 119 a 100 bancas y quedaría como primera minoría.

El FpV dominará el Senado pero no la Cámara baja
Foto:

Las elecciones del 25 de octubre plantean un escenario de clara mayoría para el Frente para la Victoria (FpV) en el Senado, pero no así en la Cámara de Diputados, donde ninguna fuerza alcanzaría el quórum propio y el kirchnerismo duro tendrá una presencia muy marcada.

Así quedaría el Congreso a partir del 10 de diciembre si se repiten los resultados de las elecciones primarias, aunque quedará abierta la incógnita sobre las nuevas alianzas, el rol de La Cámpora y, en caso de un triunfo de Daniel Scioli, los posibles regresos de peronistas hasta ahora opositores.

Con o sin balotaje, el 25 de octubre se renovará la mitad de la Cámara de Diputados (130 bancas) y un tercio del Senado (24): la primera somete a elecciones las bancas que se ganaron en 2011, con el aplastante 54 por ciento del kirchnerismo, mientras que la segunda renueva los mandatos que rigen desde 2009, cuando el oficialismo perdió.

Ocho provincias elegirán senadores nacionales el próximo domingo: Catamarca, Córdoba, Corrientes, Chubut, La Pampa, Mendoza, Santa Fe y Tucumán renovarán tres bancas cada una y hasta el momento el saldo es muy favorable para el oficialismo.

El bloque del FpV pone en juego cinco bancas propias y tres de aliados, pero lograría incorporar once senadores y quedar así con 38 propios (uno más de lo que se necesitan para alcanzar el quórum), que se estirarían a 41 con los aliados, con lo cual quedaría muy cerca de llegar a los dos tercios (48).

Dentro de ese bloque habrá un grupo de, al menos, cuatro senadores de la línea "cristinista", a quienes se sumaría la posible presencia de Carlos Zannini, como presidente de la Cámara, en caso de un triunfo oficialista.

La UCR pone en juego nueve de sus 13 bancas pero retendría apenas seis lugares, lo que dejaría al radicalismo con 10 senadores, mientras el PRO, que no arriesga ninguno de sus tres escaños, sumaría uno por Córdoba.

Se da un caso curioso en el macrismo con Carlos Reutemann, el senador peronista que busca su reelección de la mano de Mauricio Macri, pero que nadie sabe si se sumará al bloque del PRO o si se mantendrá en el sector del peronismo díscolo.

Sobre ese espacio, encabezado actualmente por Adolfo Rodríguez Saá, se abre otro signo de interrogación dado que nadie en el Senado descarta la posibilidad de que algunos de esos senadores se acerquen al bloque oficialista si Scioli llega al Ejecutivo.

Además, el gobernador de Chubut, Martín Buzzi, ganaría las dos bancas de mayoría y la restante le quedaría al dasnevismo, al tiempo que el delasotismo de Córdoba metería otros dos senadores, todas ellas incorporaciones susceptibles de ser sumadas a un oficialismo sciolista.

Del otro lado del Salón de Pasos Perdidos, la correlación de fuerzas será mucho más pareja y, de acuerdo a los resultados que arrojaron las primarias de agosto, se advierte que ningún bloque alcanzaría el quórum por sí solo.

En Diputados, el 25 de octubre el FpV pone en juego 77 escaños de su bloque de 119 y ganaría apenas 58, lo que dejaría a esta bancada en condición de primera minoría, con 100 miembros.

Con los aliados del Frente Cívico por Santiago, que mantendrían sus siete bancas actuales, y del bloque Solidario SI, reducido únicamente a Carlos Heller, el FpV contaría con 108 diputados, muy lejos aún del quórum de 129 al que, incluso hoy, le cuesta llegar.

En ese escenario, la UCR se convertiría en la segunda minoría, dado que pone en juego 13 de sus 36 bancas pero sumaría 18 y, en consecuencia, quedaría con un bloque de 41, más los tres diputados del Frente Cívico y Social Catamarqueño.

      Embed


Comentarios Facebook