miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
19 | 10 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Histórica proclamación de una pareja como santos

0
Comentarios


Francisco canonizó por primera vez a un marido y su esposa (padres de Santa Teresa de Lisieux), y también procedió a la santificación de otros dos beatos en una ceremonia por demás especial.

Histórica proclamación de una pareja como santos
Foto:

El Papa proclamó ayer santos a los beatos Vincenzo Grossi, Maria dell'Immacolata Concezione y, por primera vez en la historia, a la pareja Ludovico Martin y Maria Azelia Guerin, padres de Santa Teresa de Lisieux. En medio del Sínodo de los Obispos, que se destaca por las divisiones, los temas espinosos, las aperturas y los cierres, los gays y los divorciados, ayer sólo hubo lugar para el día de la familia tradicional y cristiana

En efecto, Jorge Mario Bergoglio presidió la celebración de la misa y la canonización de los padres de Santa Teresa de Lisieux (1873-1897), los beatos Louis Martin y Zélie Guerin, en la plaza de San Pedro.

Fue la primera vez que marido y su esposa son canonizados juntos. 'La suya es una vida de santidad independientemente de lo que después se volvieron sus hijas", comentó al respecto el cardenal de París, André Vingt-Trois. El 19 de octubre de 2008, Louis y Zélie fueron beatificados el entonces papa Benedicto XVI. Casados en 1858, Louis y Zélie tuvieron nueve hijos, cuatro de ellos murieron cuando era niños mientras cinco siguieron una vida religiosa

"Los inscribimos en el Registro de los Santos, estableciendo que en toda la Iglesia sean devotamente honrados entre los Santos", afirmó el Papa. Luego fueron expuestas en el altar las reliquias.

Francisco instó a "servir a los demás" sin pelear por el poder, porque de ese modo se ejercita "la verdadera autoridad en la Iglesia". "De frente a gente que pelea por lograr el poder y el éxito, para hacerse ver, de frente a gente que busca que sean reconocidos sus méritos y sus trabajos, los discípulos son llamados a hacer lo contrario: Jesús señala el servicio como estilo de autoridad en la comunidad cristiana", afirmó el Pontífice.

"Quien sirve a los demás y realmente no tiene reconocimiento, ejercita la verdadera autoridad en la Iglesia. Jesús nos invita a cambiar de mentalidad y pasar de las ansias del poder a la alegría de desaparecer y servir; a erradicar el instinto del dominio sobre los otros y ejercitar la virtud de la humildad", enfatizó

De Jesús hay "una invitación a seguirlo en el camino del amor y del servicio, rechazando la tentación mundana de querer dominar y mandar a los otros", dijo Francisco. "Él tiene el poder en cuanto siervo, la gloria en cuanto capaz de bajarse", subrayó

"El testimonio luminoso de estos nuevos santos -dijo Bergoglio en su homilía- nos estimulan a perseverar en el camino del servicio a los hermanos".


      Embed

Comentarios Facebook