viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Crítica de TV
20 | 10 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Crítica | The Walking Dead: todos tus muertos

Hernán Khatchadourian (@hernankhat)
0
Comentarios
Por Hernán Khatchadourian (@hernankhat)


La sexta temporada de la serie confirma que el final está lejos de producirse y que los protagonistas no tienen intenciones de cederle protagonismo a los zombies

Crítica | The Walking Dead: todos tus muertos
Foto:
Crítica | The Walking Dead: todos tus muertos
Foto:

La sexta temporada de The Walking Dead se estrenó la semana pasada por los canales de cable de Fox (Fox + para verlo en simultáneo con los Estados Unidos, el canal de cable estándar para verlo un día después) y presentó una notable diferencia con respecto a sus anteriores ciclos: la merma del rating.

De los 17 millones de espectadores que se reunieron en octubre de 2014 para ver el regreso del comisario Rick Grimes y su banda de sobrevivientes del apocalipsis zombie, sólo 14.6 millones regresaron este año. Si bien es cierto que año tras año millones de personas se pasan de la televisión a los medios alternativos como Internet o sitios de straming, lo cierto es que esta notable diferencia quizá obligue a los responsables del ciclo a realizar algunos ajustes.

En este caso, The Walking Dead llega a la pantalla algunos días después del fin de la primera temporada de su "hija" Fear The Walking Dead –que en Latinoamérica transmite el canal AMC- y eso quizá le haya restado algunos puntos gracias a una saturación de zombies.

      Embed

En este caso, el primer episodio encuentra a una buena parte de los protagonistas enfrentándose a la mayor cantidad de zombies vista en pantalla en capítulo alguno (620 más exactamente), a los que tienen que desviar de su curso de intersección con Alexandria, la ciudad en la que han encontrado refugio en los últimos episodios de la quinta etapa.

Mientras tanto, en el segundo episodio (emitido este lunes 19), el resto del elenco enfrenta en simultáneo una invasión de la ciudad por parte del grupo conocido como Los Lobos (The Wolves), conocidos por su brutalidad reflejada en el desmembramiento de sus víctimas.

Todos los elementos que hicieron famosa a la serie están intactos: la interacción entre los sobrevivientes, la locura que generan las situaciones límites a la que se ven enfrentados habitualmente, y peligros cada vez más difíciles de sobrellevar.

Los productores de la serie, entre ellos Greg Nicotero y la talentosa Gale Ann Hurd, no dejan detalle librado al azar en cada nuevo año y eso se pueden notar en la notable degradación de los zombies que se destrozan con un solo golpe y resultan cada vez más desagradables.

Pero a pesar de todo, la sensación de repetición es alta aunque los nuevos personajes que van llegando a la serie –en reemplazo de aquellos que se convierten en comida de zombie- traten de insuflarle nuevos aires. Sin embargo, y contra todo pronóstico, la cadena AMC ya anunció que habrá por lo menos cuatro temporadas más, dos de ellas con los mismos protagonistas, por lo cual algo de la tensión que el guión genera se diluye (nunca es bueno saber demasiado, dicen algunos mafiosos antes de liquidar a los "buenos" en las películas).

Y pesar de que los seguidores del comic creado por Robert Kirkman (que también es productor de ambas series televisivas) sigan renegando de esta producción, no se puede negar que el drama que transcurren los personajes supera la media habitual de la televisión norteamericana a pesar del clima fantástico que se vive en la historia.

Por lo pronto, todavía quedan unos seis episodios de esta sexta temporada antes del obligatorio receso de fin de año como para seguir evaluando qué tan fuerte muerden estos zombies.

 

Calificación: buena

      Embed



Comentarios Facebook

The Walking Dead regresa este domingo con su sexta temporada.
Anterior Siguiente