sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
21 | 10 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Ostende: la mamá del nene se negó a declarar y a que le saquen ADN

0
Comentarios


Claudia Ayala se negó a prestar declaración indagatoria ante el fiscal Juan Pablo Calderón y no permitió que le extrajeran una muestra de sangre, pelo o saliva para comparar su perfil genético con el de la pequeña víctima. La autopsia descartó que el chico haya muerto por asfixia

Ostende: la mamá del nene se negó a declarar y a que le saquen ADN
Claudia Ayala, la mamá del chico asesinada
Foto:

La mujer detenida el lunes por el crimen de su hijo de dos años, cuyo cadáver fue encontrado en un descampado en la localidad balnearia de Ostende, se negó este miércoles a declarar y a que le extraigan muestras para estudio de ADN, informaron fuentes policiales.

Claudia Ayala (22), asistida por un defensor oficial, se negó a prestar declaración indagatoria ante el fiscal Juan Pablo Calderón, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Pinamar, y quedó presa en la comisaría de Castelli.

Además, no permitió que le extrajeran una muestra de sangre, pelo o saliva para comparar su perfil genético con el de la pequeña víctima y con rastros hallados en el cadáver y la escena del crimen. Las próximas medidas que ordenará el fiscal será la extracción compulsiva de ADN a la detenida y que se la someta a peritajes psiquiátricos y psicológicos para determinar si es imputable o no comprende la criminalidad de sus actos.

La joven quedó imputada del "homicidio calificado por el vínculo" de su hijo Benjamín Ayala (2), el cual contempla una pena de prisión perpetua.

La autopsia practicada por la Asesoría Pericial de La Plata determinó que Benjamín murió por "traumatismo en base de cráneo con pérdida de masa encefálica" y su cuerpo presentaba signos de arrastre y desmembramiento.

Con los datos forenses, los investigadores estiman que la mujer asesinó sola a su hijo en su casa de un fuerte golpe en la nuca y luego arrastró su cuerpo hasta un descampado situado frente a su casa, donde quedó expuesto a perros que lo desmembraron.

La necropsia, además, descartó la posibilidad de que el niño haya sido asfixiado por su presunto padre, Leonardo Aguilera (30), como lo había asegurado Ayala ante los investigadores.

Es que la mujer había denunciado a Aguilera cuando policías que trataban de identificar el niño hallado muerto tocaban a la puerta de las viviendas de los alrededores del lugar del hallazgo. Ayala manifestó en ese momento que durante el fin de semana habían discutido dentro de un auto estacionado frente a su casa y que en esa oportunidad Aguilera había asfixiado al niño en el asiento trasero y luego había tirado el cuerpo en un lugar distinto al que fue hallado. 

Con esa denuncia, Aguilera fue aprehendido hasta que horas después fue liberado al demostrar que no estaba en Ostende en el momento del crimen ya que había viajado junto a sus tres hijos a la localidad General Guido a visitar a su madre en su día. El hombre reiteró este miércoles ante la prensa ser inocente y que además no es padre del niño asesinado.

Las sospechas por las que el fiscal requirió que Ayala quede presa y que avaló el juez de garantías Diego Olivera Zapiola, surgieron cuando se contradijo al intentar responsabilizar a Aguilera en el crimen del niño que, según ella, es de ambos y producto de una relación extramatrimonial. La joven no pudo explicarle a los policías con los que dialogó por qué no llevó al niño al menos inconsciente al hospital y por qué no hizo la denuncia del hecho en la comisaría local.

Luego, sus propios vecinos declararon ante el fiscal que ella maltrataba a su hijo, que no lo alimentaba como correspondía e incluso reconocía que lo descuidaba por consumir bebidas alcohólicas en exceso.

Uno de los testigos aseguró que en una oportunidad le preguntó por el niño y ella le respondió que desde el día anterior no lo veía y le reconoció: "Estaba tan en pedo ayer que no sé si lo regalé o no".

Fuente: Télam

Comentarios Facebook