domingo 11.12.2016 - Actualizado hace
Quilmeño
22 | 10 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Chicos emprendedores y con un fin muy solidario

0
Comentarios


Alumnos de 12 años producen mantas para bebés del Hospital Evita Pueblo. "Le ponen una paciencia y un amor a lo que hacen que es espectacular", destacó una diseñadora que los asesora.

Chicos emprendedores y con un fin muy solidario
Foto:


Chicos de 12 años de una escuela rural de Berazategui tienen un proyecto productivo textil ecológico con el que producen mantas para bebés del Hospital Evita Pueblo y piensan convertir su emprendimiento en cooperativa.

"Con este proyecto siempre estoy con mis amigos y además cada día aprendo algo nuevo", relató Carlos, uno de los estudiantes de 6to grado de la Primaria Rural N º 11 de Hudson, Berazategui, que desde hace tres años encabeza, junto a otros 22 compañeros, el proyecto productivo textil ecológico 'FieltrARTE', que próximamente busca convertirse en una cooperativa. Otra de las integrantes, Valentina, manifestó que "me gusta trabajar con la lana, es entretenido. En el futuro quisiera dedicarme a vender todo lo que hacemos'.

Las palabras de estos niños se materializan en las mantas que sus propias manos, con la ayuda de la fieltradora que les donó el Municipio, producen para ser donadas al sector de neonatología del Hospital Evita Pueblo de Berazategui. En relación a esta experiencia, subrayó: "Nosotros queremos ayudar a los demás por eso hacemos mantitas para que abriguen a los bebés del Evita Pueblo".

Además, añadió que "el proyecto arrancó en 2013 con el cuento 'La escuela de las ovejas' que nos contó la señorita. Quisimos seguir investigando y así fue como nuestra compañera Liliana nos dijo que su vecino criaba ovejas. El quemaba la lana, entonces le propusimos que nos diera un poco para poder empezar", cuenta simpática Valentina.

La señorita es Emilce Abdú, quien ideó este proyecto para presentar en el taller de Espacio de Profundización de los Aprendizajes (EPA) que requiere la escuela al ser de jornada completa:"Cuando arrancamos fue todo mera experimentación, juego. A lo largo de estos tres años nos dimos cuenta que llegamos a mucho más que eso".

Micaela, otra nena del curso, se refirió sobre los nuevos materiales fabricados : "Con la lana vimos todo tipo de fibras textiles y de a poco comenzamos a hacer fieltros, paños, jabones, caminos de mesa, cuencos, sillitas, ecotintes, ecoprint, mantas y muchas cosas más".

Los comienzos no fueron fáciles: a la falta de inversión se sumaba que Emilce no conocía mucho de lana, por lo que en un acto de audacia decidió contactar a Luciana Marrone, una dise ñadora industrial argentina reconocida a nivel internacional.

Ella inmediatamente se incorporó como asesora industrial y se convirtió en la otra pata en la que se apoyaron los chicos para llegar tan lejos: "Desde el primer día hubo una conexión divina. Le ponen una paciencia y un amor a lo que hacen que es espectacular. Además, el nivel que tienen es muy bueno, son expertos", afirmó Luciana.

Estos "expertos" obtuvieron en 2014 su mayor logro: ganaron una mención especial entre más de 800 proyectos de todo el país por el teñido ecológico de la lana, idea con la que participaron en una feria nacional de ciencia en Tecnópolis. Este año están viendo técnicas de diseño y reserva para seguir sumando nuevas creaciones a la producción de ropa, calzado y decoración que ya realizan.

      Embed


Comentarios Facebook