viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Viva la pesca
22 | 10 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Buenos piques orilleros desde la cercana Adela

Wilmar Merino
0
Comentarios
Por Wilmar Merino


Clásico de siempre, la pesca a pie seco y en familia es la preferida por muchos amigos que gustan de pescar variada, compuesta por carpas, bagres, taruchas y pejerreyes, con el auto cerca y la parrilla al lado.

Buenos piques orilleros desde la cercana Adela
Foto:

La pesca de orilla es la primera escuela de casi todos los pescadores y siempre tener la posibilidad de lograr capturas cerca, de costa y barato convierte a cualquier pesquero en un ámbito muy popular. En ese sentido, desde hace un par de años primiciamos en laguna Adela, la inauguración de un pesquero en el km. 134, que simplemente abre sus puertas a un campo lindero a la laguna para que el pescador se lleve todo y haga sus pescas con el auto al lado.

En aquella oportunidad conocimos a José, propietario del predio, quien tenía sus dudas respecto de continuar o no permitiendo el ingreso de pescadores a su campo, y felizmente el buen comportamiento de los aficionados hace que hoy sigamos disfrutando de lugares así, a los que llegamos íntegramente por asfalto salvo los 800 metros que hay que transitar dentro del campo y que pueden complicarse en caso de lluvias muy intensas.

El caso es que desde aquel primer artículo que hicimos destinado al pejerrey, un verdadero fanático de ésta sección, Alexis Poyato, visita con frecuencia casi semanal este pesquero y recientemente dio cuenta una vez más de lo cómodo y efectivo de este sitio que tanto le gusta logrando pejerreyes, carpas y taruchas, todo de orilla y en una pesca absolutamente relajada, ideal para practicar en familia.

Los días de semana, siempre más cómodos para la pesca pues son los menos concurridos teniendo en cuenta que hay que lanzar buscando abras entre juncales costeros, son los elegidos por nuestro amigo, de origen cubano, para hacer sus intentos. En esta ocasión que vamos a relatar, había llevado masa para pescar carpas y mojarras para pescar pejerreyes en intentos a fondo y flote.

De entrada, las carpas dijeron "presente" en las líneas de dos anzuelos triples de fondo que usó nuestro amigo encarnando con masa. Y en portes de 1 a 2 kilos, el pique se mostró constante.

Un poco más esquivos fueron los pejerreyes, que tardaron en llegar y se activaron recién cerca del mediodía. Allí, a fondo, comenzaron a darse algunas flechas de 25 a 30 cm, pero también, de repente, había bajadas de caña muy poderosas e impropias de la especie. La cuestión es que entre flecha y flecha, se fueron alternando algunos bagres laguneros de novela (moncholos) y también tarariras de porte menor, que rara vez superaban el kilo de peso.

Estas taruchitas producían con frecuencia cortes en los anzuelos de nuestro amigo Alexis, pero como éste no había ido preparado para esta pesca atento a los fríos que vinieron haciendo días pasados, no había llevado ni líneas tarucheras ni leaderes de acero para destinar alguna brazolada a esta dentada especie.

La cuestión es que forzando un poco las cañas pejerreyceras de 4 metros que afortunadamente no se rompieron y renovando anzuelos tras cada corte, se fueron alternando esporádicos pejerreyes con uy activas taruchitas que son el símbolo de la renovación de la población de la especie tras varios años de extrañarla en los ámbitos palustres bonaerenses.

Sugerimos como siempre tratar a las tarariras como una especie en recuperación y devolver todos los ejemp

Por lo demás, no hay mucho que agregar para un pesquero de estas características donde hay que llevarse la sillita, algún posacaña, un bidón de agua para lavarse las manos, bebida suficiente para pasar un día al aire libre, y muchas ganas de pescar de todo como en botica. Vaya y disfrute.


      Embed

Comentarios Facebook