domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Política
23 | 10 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Otro punto de inflexión entre Cristina y su sucesor

Gabriel Profiti
0
Comentarios
Por Gabriel Profiti


Los tres candidatos con más posibilidades de llegar a la Casa Rosada -Scioli, Macri y Massa- apuntan a avanzar en el reclamo sobre las islas mediante una relación “más constructiva” con el Reino Unido.

Otro punto de inflexión entre Cristina y su sucesor
Foto:

V oy a trabajar para que haya avances en la cuestión Malvinas. Tengo fe de que así va a ser", respondió Daniel Scioli, suponiendo que será electo presidente, durante una entrevista que publicó DIARIO POPULAR el domingo pasado.

Lo más llamativo resultó la respuesta a cómo piensa lograr esos avances: "Pienso establecer un diálogo con los puntos que puedan plantearse en la agenda. Fijate, salvando las distancias, lo que pasó con Cuba y Estados Unidos. Se estableció un diálogo, se fijó una agenda, quedaron temas pendientes, pero hubo avances".

Las palabras del gobernador bonaerense van más allá de un documento elaborado por el equipo encargado de las relaciones exteriores de la Fundación Desarrollo Argentino (DAR), el centro de políticas públicas que preside su hermano José "Pepe" Scioli.

Hoja de ruta

Esa hoja de ruta, a la que tuvo acceso este columnista, plantea -en líneas generales- una continuidad con las políticas fijadas durante los tres mandatos de gobierno kirchnerista. "Creemos que se debe seguir trabajando en los tres planos de acción que Argentina ha venido promoviendo en forma exitosa en los últimos años", señala el texto de DAR y enumera:

-Seguir reforzando el reclamo de soberanía en los foros y organismos multilaterales;

-Seguir instalando el tema en las diversas instancias de integración de la región latinoamericana;

-Seguir muy de cerca el accionar del Reino Unido en torno al uso de los recursos naturales en el área en disputa, especialmente la práctica de otorgar unilateralmente licencias de pesca y de exploración y explotación de hidrocarburos. En este sentido, debemos continuar sancionando regulaciones que aumenten el costo y el riesgo de inversión para empresas que operen sin permiso argentino.

Fuentes diplomáticas sostienen que, no obstante este pronunciamiento, el hoy candidato oficialista buscaría distender y dotar de volumen a la relación que actualmente es nula.

Por lo pronto, Scioli anticipó que su embajador sería Mario Blejer, de perfil económico y muy distinto al de Alicia Castro, actual representante diplomática argentina en Londres.

Esa virtual designación fue tomada como un gesto por parte del Foreign Office, la Cancillería británica, que también espera relanzar las relaciones bilaterales, pero siempre bajo la condición de que la soberanía de las islas no se negocia, porque dicen, esa es la decisión de sus habitantes.

Etapa "más constructiva"

Los otros dos candidatos con posibilidades de gobernar el país a partir del 10 de diciembre también tienen pensado establecer una etapa "más constructiva", según su definición, en las relaciones con el Reino Unido.

Fulvio Pompeo, secretario de Relaciones Internacionales de la Ciudad de Buenos Aires, aseguró que si Mauricio Macri es presidente su gobierno sostendrá el reclamo pero también va a "profundizar el diálogo con Gran Bretaña".

"Si no hablamos no vamos a avanzar. Hoy no tenés agenda", remarcó. Aclaró que esto no significaría volver a la política de seducción de los isleños como en el gobierno de Carlos Menem. "En los 90 no había reclamo permanente. Con los isleños se puede hablar, se los puede escuchar, pero la negociación tiene que ser con el Reino Unido directamente como establece la ONU", remarcó.

Roberto García Moritán, ex vicecanciller y asesor en política internacional de Sergio Massa pidió a su turno pensar "como entrar en un proceso armonioso".

"Vivimos en un clima de confrontación que no es el más adecuado. La intransigencia del Reino Unido no ha ayudado pero es necesario cambiar la atmósfera y dar inicio a un ciclo constructivo para mirar el futuro de otra forma", sostuvo.

Sea quien sea presidente, los principios rectores serán los mismos. La cuestión Malvinas fue incluida en la Constitución Nacional en 1994, cuando quedó establecido que las recuperación de dichos territorios constituye un objetivo "permanente e irrenunciable del pueblo argentino".

Además, se afirma en las resoluciones de Naciones Unidas para que la Argentina y el Reino Unido reanuden negociaciones a fin de encontrar una solución pacífica a la controversia de soberanía.

No obstante, desde que concluyó la guerra de 1982 los sucesivos gobiernos democráticos tuvieron marcados vaivenes a la hora de encarar el área más sensible de la política exterior.

Del descongelamiento establecido por Raúl Alfonsín y la fórmula del "paraguas" sobre el cual se avanzó en distintos ámbitos sin tratar y sin renunciar al reclamo de soberanía a la política de "seducción" hacia los isleños de Menem; y de los acuerdos especialmente en materia de pesca e hidrocarburos a la hostilidad de los Kirchner pasando por una etapa de diálogo sin almíbar durante el mandato trunco de Fernando de la Rúa.

En los últimos doce años se dieron de baja acuerdos previos y se sancionaron leyes para limitar las posibilidades económicas de las islas. Además, el reclamo siempre fue mantenido en alto y se lograron continuos respaldos en foros internacionales, pero el Reino Unido permaneció inconmovible.

Por eso el mayor avance en este conflicto puede surgir de la propia Gran Bretaña y tiene nombre y apellido: Jeremy Corbyn. Se trata del nuevo líder laborista, quien declaró que la solución a la disputa por Malvinas podría ser "cierto grado de administración conjunta" entre la Argentina y el Reino Unido.


      Embed


Comentarios Facebook