viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Temperatura T 25° H 36.2%
23 | 10 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Pibes de Quilmes no van a clase por falta de zapatillas

0
Comentarios


A la Escuela Primaria Nº 68 asisten unos 500 alumnos entre turno mañana y tarde, que provienen de José Hernández, La Matera, 9 de Agosto y Kolynos, barrios con calles de barro y zonas inundables.

Pibes de Quilmes no van a clase por falta de zapatillas
Foto:

La mayoría de los alumnos de la Primaria N° 68 de Quilmes Oeste no asiste regularmente a clases porque no tienen zapatillas, motivo por el cual la comunidad educativa lanzó una campaña para convocar a empresas o entidades que puedan hacer donaciones de calzado infantil.

A la escuela asisten, entre turno mañana y tarde, aproximadamente 500 pibes que provienen de los barrios José Hernández, La Matera, 9 de agosto y Kolynos. La escasez de recursos de las familias impide que los chicos tengan calzado en condiciones para poder concurrir con regularidad a las aulas.
Algunos padres indicaron que sus hijos deben turnarse para asistir a clases, porque no tienen calzado para todos ellos y deben rotar el uso de los pares que se encuentran en condiciones.

A raíz de esta necesidad, la comunidad educativa de la EP N° 68 solicita ayuda a quienes puedan donar calzado, para frenar la principal causa de ausentismo de los chicos. Según detallaron a El Quilmeño, se requieren con urgencia zapatillas de los talles que van del 25 al 38, siendo 31, 32 y 33 los números que más hacen falta.

No duran nada

La escuela está ubicada en la calle 819 al 900, en el barrio José Hernández, una zona de napas altas que sufre severas inundaciones. Lo mismo ocurre en los vecindarios aledaños, muchos de ellos asentados a la vera del arroyo del Arroyo Las Piedras.

Se trata de zonas con calles de barro, sin cloacas ni desagües, de modo que los niños caminan permanentemente sobre terrenos húmedos. A esto se suma que, en la esquina de la Primaria 68 (819 y 880) existe, desde hace casi tres años, una laguna de materia fecal por la que deben transitar los pibes para poder llegar a clase.

Esta situación provoca que las zapatillas de los alumnos, quienes con suerte tienen un solo par disponible, se estropeen de manera muy rápida, sin que sus padres tengan la posibilidad de reemplazarlas tan seguido. Como consecuencia, los chicos deben faltar a clase por falta de zapatillas en condiciones.

Cabe resaltar que, en una oportunidad, la empresa Seguros Rivadavia donó 200 pares que fueron repartidos casi de manera inmediata entre los niños. Sin embargo, al tiempo de esa donación, los chicos volvieron a quedarse sin zapatillas dignas para poder estudiar.




Tags

Comentarios Facebook