jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Política
26 | 10 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

La sobriedad de la Izquierda, una fuerza que no para de crecer

Edgardo Solano
0
Comentarios
Por Edgardo Solano


DIARIO POPULAR presenció la intimidad de una jornada en la que los festejos no se tiñeron de frivolidad. Casi un millón de votos en las elecciones respaldaron a una fuerza que no para de crecer

La sobriedad de la Izquierda, una fuerza que no para de crecer
Foto:

No le vengan a la Izquierda con andar inflando globos por doquier o alquilar una máquina de humo para dar un toque de glam rock a la aparición sobre el estrado de los candidatos principales, como si se tratara de un show de Kiss

Tampoco se reparte cotillón a diestra y siniestra como si en algún momento de la noche llegara el carnaval carioca, con el trencito incluido.

Lo que sí abundan son las banderas, rojas claro, y remeras que identifican las distintas fuerzas del Frente de Izquierda y de los Trabajadores y que evidencian que se usan cotidianamente y que no sólo usan para la ocasión. Mariano Ferreyra decoraba las telas, que sus portadores lucían con orgullo y sin intención alguna de que ese militante asesinado sea un ícono pop sin contenido.

      Embed

El búnker del FIT en las Elecciones generales en el porteño Hotel B.A.U.E.N. respondió a esas características, casi minimalistas, que tuvieron como decorado unas gigantografías con los rostros de los principales candidatos y poco más, ¿y para qué más? 

Tampoco sonaron a todo volumen canciones pegadizas -y de escaso gusto- que suelen animar los meetings políticos. La única canción de la noche fue "La Internacional", cantada a grito pelado y con una emoción desbordante cuando los candidatos salieron al escenario montado en la Avenida Callao para retribuirle a través de sus discursos a la militancia el esfuerzo realizado durante la campaña. 

      Embed

Tampoco hay un VIP en estos búnkers, toda una declaración de principios que estable que unas personas son más importantes que otras.  Ante la inexistencia de estos exclusivos espacios, el lugar se plaga de una noble noción de horizontalidad y entonces meten mano en la misma bandeja de sanguchitos de miga los candidatos a los principales cargos en danza, jóvenes militantes que se encargan de cuestiones organizativas y  también los trabajadores de prensa, algunos de ellos con una llamativa e indómita voracidad al comer.


• Contenido relacionado: Del Caño: "Superamos el resultado de las PASO"

Además, por la misma puerta entra y sale todo el mundo, los candidatos ingresan al salón principal por el mismo lugar por el que lo hizo minimercadista oriental con su changuito  para reabastecer las gaseosas que se habían acabado en tiempo récord. Cabe aclarar que este comerciante nunca se enteró que el lugar en el que dejó su carga de bebidas cola y de otros sabores era un concurrido búnker político de una fuerza de izquierda en alza y que obtuvo casi un millón de votos en estas elecciones generales.

      Embed

La izquierda también tiene sus rituales, no vaya a creer lo contrario, y los mantiene desde hace décadas, pero prefirieron, como lo demostraron en Avenida Callao mientras el escrutinio iba tomando forma, entonar La Internacional, con las venas del cuello hinchadas, que el papel picado les caiga sobre la cabeza.

      Embed


      Embed

Comentarios Facebook