jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Tenis
26 | 10 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Y de pronto, la Legión guardó todo su armamento

Alberto Callegari
0
Comentarios
Por Alberto Callegari


En 1997, el tenis argentino protagonizó su segundo hueco ganador en la era abierta -el anterior, en 1984- y a partir de Zabaleta y Puerta en 1998 no paró de ganar cada año. Hasta este 2015 vacío como la ausencia de Del Potro.

Y de pronto, la Legión guardó todo su armamento
Foto:

Lejos en el recuerdo pero a su vez, cobrando una envergadura tal vez mayor que en tiempo real, quedan los años de fulgor de uno de los más grandes embajadores del deporte argentino en el mundo, Guillermo Vilas, a partir de una raqueta.

También y más cerca, más fresco en la memoria por lo relativamente reciente, lo que llamamos Legión argentina de tenis, aquella que desde la irrupción de la generación de Guillermo Coria y David Nalbandian se complementó rapidamente con un abundante núcleo de cultores como Gastón Gaudio, Guillermo Cañas, Juan Ignacio Chela y Agustín Calleri, entre otros. Todos ganadores.

El tenis argentino, desde los comienzos de la denominada era abierta a fines de los '60, encontró en Vilas a un por años solitario gladiador dueño de 62 títulos y dos récords que hoy día perduran entre jugadores superprofesionales. Con la suma de José Luis Clerc, entre 1973 y 1983, ganaron cada año y cuando dejaron de hacerlo, en 1984 se produjo el primer bache. Bache que el tenis argentino sufre en 2015: una sequía total en títulos.

      Embed

La falta de Juan Martín del Potro en dos años consecutivos de juego esporádico entre meses y meses de recuperación de su muñeca izquierda, conspiró contra mejores posibilidades. La ausencia de Delpo dio pie a Leonardo Mayer, acreedor del último logro argentino en la máxima categoría ATP: el 20 de julio de 2014 en Hamburgo, ante un especialista en arcilla como David Ferrer, 6-7, 6-1 y 7-6. De allí, quince meses donde las atracciones de la derrumbada Legión pasaron por la Copa Davis y la serie Challenger, donde por ranking, los muchachos se sienten a gusto...

En 1997 fue el segundo bache, tras las generaciones de Jaite, De la Peña, Mancini, Pérez Roldán y Davín, retomando la senda Mariano Puerta en Palermo y Mariano Zabaleta en Bogotá, ambos en 1998. Desde allí, durante 17 años nuestros tenistas nos acostumbraron a ganar en continuado cada año y protagonizar el lote de los top-ten y el de los mejores 25.

El presente no nos sorprende. Delpo quedó solo y el recambio y fogueo de otro grupo no de la mejor madera, no aporta en proyección otro salto de calidad. Y la realidad se tradujo en este detalle, el de una Legión que guardó su armamento en el depósito.

      Embed


Comentarios Facebook

Y de pronto, la Legión guardó todo su armamento
Anterior Siguiente