sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Mascotas
27 | 10 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Los perros también pueden sufrir artritis

Graciela Pitta
0
Comentarios
Por Graciela Pitta


Tan común como en los humanos, la artritis puede causarles grandes problemas a los perros, por lo que habrá que estar atentos a los síntomas que puedan denotar esa afección en la mascota. Al principio la artritis canina es sólo incómoda, pero en casos severos puede causar dolor extremo, ya que los huesos friccionan directamente uno contra otro.

Los perros también pueden sufrir artritis
Foto:

La artritis en caninos es tan común como en los seres humanos. El tipo de artritis asociada con los perros se conoce como osteoartritis, la cual es causada por la degradación del cartílago entre las articulaciones.

El cartílago es lo que hace que los huesos en una articulación no se friccionen. A medida que el cartílago se desgasta, disminuye la función de la articulación, lo que causa dolor y rigidez.

Al principio la artritis canina es sólo incómoda, pero en casos severos puede causar dolor extremo, ya que los huesos friccionan directamente uno contra otro.

Es importante estar atentos a varios signos que pueden ayudar a detectar la enfermedad en las mascotas. Por ejemplo si usa una extremidad más que la otra, o bien tiene problemas al sentarse o al incorporarse, falta de ganas de correr o saltar, y letargia.

No existe aún una cura para la artritis canina, pero hay varios tratamientos efectivos. Lo mejor es consultar al médico veterinario cuando se detecta alguna anormalidad.

El factor más importante consiste en disminuir la incomodidad asociada con la artritis que el perro siente, de forma que pueda tener una mejor calidad de vida. También será necesario que movilice las articulaciones, para evitar que la artritis se vuelva severa. Con un tratamiento apropiado el perro puede lograr una mejor calidad de vida.

Las mascotas dan señales, a veces más claras, y otras veces más sutiles, de cuando están doloridos o molestos.

Para protegerse a sí mismos de los depredadores, los animales ocultan naturalmente su dolor. Por eso hay que tener en cuenta que la mascota podría estar sufriendo, a pesar de no mostrar ninguna señal obvia de dolor. Nuevos avances en la ciencia veterinaria han decodificado signos sutiles de molestias en los animales. Es importante observar su comportamiento para poder manejar el dolor.

Además hay que tener en cuenta que la falta de expresión verbal no significa que la mascota no pueda experimentar dolor. Cambios pequeños en su comportamiento pueden ser causa de alarma. Hay que prestar atención a sus hábitos para que el veterinario pueda evaluar y tratar su dolor.

Indicios a tener en cuenta

Según indican los especialistas, hay cinco pistas que pueden ayudar a entender el lenguaje corporal de una mascota.

La primera se refiere a los hábitos de masticación anormales. Si la mascota vuelca la comida por un costado de la boca, podría tener algún problema dental o bucal. Señales adicionales incluyen pérdida de peso, mal aliento, o el frotar su cara en forma excesiva. Es importante que se realicen chequeos dentales regulares, para prevenir o tratar problemas dentales y su dolor.

Otro aspecto a tener en cuenta es la pérdida o aumento drástico de peso. El dolor influencia en forma directa los hábitos alimenticios de una mascota. Los animales obesos tienen mayores chances de tener problemas en los ligamentos y en las articulaciones. Las mascotas con artritis o dolores musculares podrían rechazar su comida, ya que el agacharse les resultaría doloroso. El dolor asociado con la artritis también puede causar que las mascotas aumenten de peso aunque se mantengan sus hábitos alimenticios, debido a la falta de ejercicio.

Algunos perros evitan el afecto o el contacto. Si solía ser un perro activo y energético y comenzó a recluirse silenciosamente podría ser una señal de una enfermedad progresiva, tales como osteoartritis, o enfermedad intervertebral de disco. A pesar de que la mascota pudiera encontrarse normal antes de acariciarla, la presión que se ejerce al hacerlo podría exponer áreas sensibles o dolorosas.


TIPS

-Un gato bien alimentado puede cazar, sin importar su sexo o si está castrado o no. El instinto de caza no es por falta de alimentación, está regido por conductas independientes de diferentes zonas cerebrales.

-Alimentación en felinos: En la alimentación de los felinos, la vitamina A, presente en el hígado, es buena para la piel y la vista. La vitamina B ayuda a la asimilación de las proteínas.

-¿Cómo limpiar la pecera? Al llenar la pecera, para eliminar el cloro y otras sustancias perjudiciales para los peces, existen productos químicos específicos y es necesario filtrar el agua con carbón activado.


El sobrepeso va de la mano con problemas en articulaciones

La artritis o las enfermedades degenerativas de las articulaciones, son la causa más común de dolor. Las mascotas que renguean suelen negarse a subir o bajar por las escaleras, o a jugar, entre otras actividades.

El sobrepeso va de la mano con las lesiones en las articulaciones. El perder kilos de más va a ayudar a que disminuya la carga sobre las articulaciones, y así reducir el dolor.

Conviene consultar al veterinario acerca de los ejercicios, dietas, y medicamentos contra el dolor que pueden mejorar la salud de la mascota.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que algunos dueños de mascotas creen frecuentemente que los "accidentes" son el resultado de problemas de comportamiento.

Si bien hay ocasiones en las que el motivo es de comportamiento, el ir al baño en lugares inapropiados cuando normalmente no lo hacía, pueden ser causados por algún tipo de dolor.

Las mascotas con artritis o con articulaciones doloridas pueden tener dificultades para llegar a un lugar apropiado, debido a obstáculos que causan dolor, como pueden ser, por ejemplo las escaleras.

Las infecciones en el tracto urinario también pueden causar accidentes de baño. Además, estas infecciones pueden incluir letargia, fiebre, y dificultades para orinar.




      Embed


Comentarios Facebook