viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
03 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

De Sports al Boca campeón: el Salto de Chávez y Meli

Producción: Nicolás Rotnitzky / Diseño: Martín Ernesto García
0
Comentarios
Por Producción: Nicolás Rotnitzky / Diseño: Martín Ernesto García


Los dos jugadores nacieron en la misma localidad bonaerense, e incluso compartían equipo: ambos, los fines de semana, defendían la camiseta de Sports. Meli jugaba de "2", y Chávez era un enganche fino. Descubrí los inicios de los dos campeones.

De Sports al Boca campeón: el Salto de Chávez y Meli
Foto:
De Sports al Boca campeón: el Salto de Chávez y Meli
Foto:

En Salto pasa lo mismo que en la mayoría de los pueblos del interior del país: los chicos llegan a los clubes a través de un amigo. El primer contacto con el fútbol no es mediante un padre que se quiere salvar económicamente, sino que, en general, un compañero del colegio, un chico del barrio, los lleva a la escuelita de fútbol.

Así llegó Andrés Chávez al club Sports de Salto. La '89 necesitaba jugadores para armar el equipo y pasar a cancha grande, pero no conseguían chicos. Entonces, fueron a buscar al hermano menor de Lucas, un juvenil de la categoría '87, que decían que jugaba bien. Lo probaron: en el primer entrenamiento descubrieron que sí, que Andrés funcionaba, que era diferente. Llamaron a la mamá. Le pidieron los documentos del chico flaquito que andaba con la camiseta de Boca para todos lados. Y se agarraron la cabeza: era '91. Aunque Andrés fichó, no podía jugar en la '89. No les quedó más opción que mandarlo al fútbol infantil.

Marcelo Meli también jugó en Sports. Oriundo de Salto, categoría '92, lo llevó un dirigente que conocía a la familia porque Pablo, el hermano, jugaba en la '90. Automáticamente se acomodó en la cueva: Oscar Verge, presidente del fútbol infantil de Sports, en diálogo con DIARIO POPULAR, dice que "Meli era un 2 con mucho despliegue" que cortaba e intentaba terminar la jugada en el arco rival.

      Embed
banner

En los entrenamientos, el duelo era intenso: Meli se ocupaba de que Chávez, que en ese entonces jugaba de enganche, no pisara el área con comodidad. Afuera de la cancha, sin embargo, eran compinches. Los dos vivían en la otra punta del pueblo, a unas 30 cuadras de la cancha. Chávez, en el Barrio Industrial; Meli, en Villa Italia. El delantero lo pasaba a buscar en su bicicleta, lo cargaba, cruzaban Salto y llegaban juntos a las prácticas. En esos viajes forjaron una amistad que todavía hoy sostienen.

Chávez y Meli compartían equipo porque la '92 reforzaba a la '91. Con el tiempo, Meli se ubicó en la mitad de la cancha y se transformó en el volante central que hoy le da aire a Cristian Erbes en Boca. Chávez, en cambio, era otro: delgado, dotado técnicamente, "corría como en puntitas de pie", lo define Verge.

Ambos se fueron a los 16 años. Ambos se fueron después de representar a la selección de Salto en un torneo bonaerense: un año Chávez, al otro Meli. Banfield se quedó con el enganche que todavía no era delantero: hablaron con los dirigentes, prometieron acordar un convenio y se lo llevaron.

Sports nunca recibió un peso.

Al año siguiente, se repitió la situación con Meli, captado por la escuela de Jorge Griffa. El rosarino firmó un acuerdo con Sports que no dio beneficios al club. Tampoco pagaron por el pase.

Es decir: Sports formó a dos jugadores que fueron protagonistas en el campeón del fútbol argentino; los tuvo desde los 9 hasta los 16 años: les dieron los recursos técnicos, los movimientos tácticos, y no cobraron absolutamente nada. Mientras los representantes buscan venderlos a clubes europeos a cambio de millones, mientras los dirigentes "Xeneizes" pretenden camiones blindados llenos por sus fichas, los equipos donde se forjaron futbolísticamente se deshacen: Sports, este año, descendió al Torneo del Interior después de perder por penales un desempate para mantener la categoría en el Federal B.

      Embed
banner

Sin embargo, Chávez y Meli recuerdan sus orígenes. El "Negro", como le dicen en Salto, saludó al club en la transmisión de Fútbol Para Todos. Cuando los llaman para ir a alguna fiesta, ceden su tiempo, no ponen excusas.

Hoy festejan: son campeones en Boca. Lo que alguna vez soñaron en la bicicleta, ayer lo hicieron realidad.

      Embed

Comentarios Facebook