sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
03 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

#SupleBoca | El secreto del campeón: afuera la vanidad y los egos

0
Comentarios


El mensaje que bajó del cuerpo técnico se llevó a la práctica para terminar de armar un plantel que, aun repleto de figuras, antepuso el bien común sobre los vedettismos. Y los resultados se vieron en la cancha.

#SupleBoca | El secreto del campeón: afuera la vanidad y los egos
Boca campeón. Foto: José Brusco / Diario Popular
Foto:

El buen arranque del ciclo Arruabarrena, en el tramo final del año pasado, alentaba una gran ilusión de cara a este 2015 donde volvía a jugarse un campeonato largo. El equipo estaba armadito, pero el Vasco pidió refuerzos porque las 30 fechas demandaban el suficiente recambio para afrontar las múltiples competencias.

Y llegaron muchos jugadores para aportar un salto de calidad y compensar eventuales bajas por lesiones o suspensiones. Algunos aportaron menos de lo esperado, como el delantero Daniel Osvaldo, pero otros fueron muy importantes como el uruguayo Nicolás Lodeiro, el volante Pablo Pérez, el pibe Sebastián Palacios que adelantó su regreso ya que estaba a préstamo en Arsenal, o el defensor Gino Peruzzi.

"Humildad, solidaridad, el equipo antes que todo. Cuando se ingresa al club, hay que dejar afuera los egos y las vanidades", fue el claro mensaje que bajó el entrenador Rodolfo Arruabarrena. Y era necesario, porque estaba al mando de muchísimas figuras de primer cartel, las que ya estaban y las que luego se sumaron.

Con esos refuerzos de comienzos de año, entre los que también se contaron el arquero Guillermo Sara, el defensor Marcos Torsiglieri (que a mediados de año se fue para aceptar una oferta de México), el defensor uruguayo Alexis Rolín, el lateral Luciano Monzón y el pibe Cristian Pavón (que volvió tras estar a préstamo en Colón), el Vasco armó una base envidiable para cualquier colega, con dos futbolistas de primerísimo nivel por puesto.

La frutilla del postre
Lógico: a mediados de año le sumó a Carlitos Tevez para cantar bingo (también fue incorporado el defensor Fernando Tobio). Y el Apache, además de figura estelar y desequilibrante en casi todos los partidos, también fue clave para continuar bajando la línea del técnico.

Y lo hizo además con gestos, como el abrazo con Agustín Orion tras su gol en el partido ante Lanús por semifinal de la Copa Argentina, como para despejar cualquier duda sobre la buena convivencia de un grupo que se destacó por su armonía y buena onda, con selfies de vestuario después de cada triunfo a manera de cábala y una unión que se trasladó el campo de juego en cada presentación.

      Vuelta Olímpica Boca.mp4



      Embed



Comentarios Facebook

Anterior Siguiente