sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Política
06 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Un nuevo presidente, entre el deseo y el miedo al cambio

Gabriel Profiti
0
Comentarios
Por Gabriel Profiti


Sergio Massa asegura que 14 del 21% de los electores que consiguió el 25 de octubre pasado ya decidió su nuevo voto en una proporción de 65% a 35% en favor del candidato de Cambiemos

Un nuevo presidente, entre el deseo y el  miedo al cambio
Foto:
Un nuevo presidente, entre el deseo y el  miedo al cambio
Sergio Massa. Foto: AP
Foto:

Sergio Massa, ungido en árbitro del balotaje entre Mauricio Macri y Daniel Scioli, asegura que 14 del 21% de los electores que consiguió el 25 de octubre pasado ya decidió su nuevo voto en una proporción de 65% a 35% en favor del candidato de Cambiemos, mientras que el 7% restante aún no resolvió cómo votará. 'Eso indica que Macri lleva ventaja pero no está nada definido ni mucho menos', sostiene el ex candidato presidencial de UNA, quien evitó un respaldo directo a alguno de los dos contendientes del 22 de noviembre, aunque fue claro reiteradas veces en su mensaje opositor al kirchnerismo.

Es interesante el análisis que realiza el tigrense en reuniones privadas sobre sus ex rivales: entiende que ninguno está acertando en la estrategia electoral, pero advierte que la campaña del miedo montada por el oficialismo puede dar resultado sobre un sector que siente incertidumbre respecto de su futuro. Así las cosas, considera que Macri se equivoca en sus diagnósticos negativos sobre la situación del país y en 'no vender esperanza' a los argentinos, mientras que Scioli, a su juicio, debería ser más concreto en la agenda de propuestas. Dentro de esa lectura hay una pulseada de mayorías entre quienes quieren un cambio y quienes tienen miedo a ese cambio por la posibilidad de que signifique pérdida de conquistas.

En el comando electoral del PRO, allí donde el armador y ministro de Gobierno macrista, Emilio Monzó, se mueve entre mapas de escenarios y electores, estiman que la relación post elección es de 57% a favor de Macri y 43% para Scioli.

Sostienen que la primera presidencia para el partido amarillo está más cerca que nunca pero esperan un repunte de Scioli y advierte que la elección no está definida. 'Cada punto que descuente Scioli cuenta doble porque lo baja Mauricio', asumen. Por eso Marcos Peña, estratega interno, se ocupó de enviar un mensaje para mantener a las tropas movilizadas. También en las oficinas porteñas del Banco Provincia, bunker sciolista, las proyecciones no difieren mucho de aquellas de Cambiemos pero se esperanzan con que la energía de Scioli termine por dar resultados favorables.

En ese contexto, tanto Massa como el candidato del FpV

consideran crucial el debate público del domingo 15 para definir la contienda que será una semana después. Hasta ahora, el postulante de Cambiemos cuenta con la ventaja

de los errores no forzados que comete el oficialismo en su afán de endilgarle ser el portador de las siete plagas de Egipto. Esa estrategia agresiva levantó cuestionamientos dentro del propio oficialismo en las voces de los peronistas Juan Manuel Urtubey y José Pampuro .

Gobernabilidad

En el trance hacia al 10 de diciembre y teniendo en cuenta la conformación ya definida de los cuerpos parlamentarios asoma otro desafío que se recorta tanto para Cambiemos como para el Frente para la Victoria: la gobernabilidad. De hecho ese fue el pedido que le hicieron los empresarios del Consejo Interamericano del Comercio y Producción a Massa, al invitarlo a disertar este jueves en los clásicos almuerzos del hotel Alvear. En caso de ser presidente Scioli contaría con números más holgados, sobre todo en el Senado, y con la posibilidad de construir mayorías en la Cámara de Diputados, aunque teniendo en cuenta el enfrentamiento abierto con el kirchnerismo duro la homogeneización de esos bloques será todo un desafío para él.

El triunfo de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires le permite a Macri contar con un territorio clave para desplegar políticas integrales, pero así las cosas el Congreso se presentará repartido con una mayoría opositora y la figura de Massa se robustece para proporcionar gobernabilidad.

Si Macri es presidente construirá un gabinete de coalición principalmente con la UCR, a la que también le correspondería la presidencia de un interbloque con el PRO y la CC. Hasta ahora le ofreció a Ernesto Sanz el Ministerio de Justicia, pero el radicalismo espera una convocatoria institucional.

El partido de los boinas blancas, que recuperó parte de su histórico poder territorial -tres gobernaciones y 446 intendencias-, se perfilará así ante el desafío de ser gobierno pero sin poner al presidente de la coalición.

Walter Ceballos, uno de los armadores políticos de la UCR, reconoce que el esquema de poder 'significa un desafío para todos porque esta es una coalición con base parlamentaria que tiene un acuerdo programático marco y dentro de ese acuerdo todos estamos comprometidos a acompañar'. 'Es una experiencia nueva, en este caso no tenemos presidente ni vice pero sí mayorías parlamentarias y el vice en Buenos Aires, Daniel Salvador, así que nos sentimos parte', agregó el diputado nacional por San Luis.


      Embed


Comentarios Facebook