domingo 11.12.2016 - Actualizado hace
Temperatura T 26° H 41.7%
07 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Una merienda solidaria en el barrio La Palangana

0
Comentarios


Una gran cantidad de chicos de Laferrere se acerca a Los Querubines para tomar un mate cocido con tortas fritas, que reciben los lunes y viernes; si hay provisiones suficientes, también los miércoles.

Una merienda solidaria en el barrio La Palangana
Foto:

Entre tantas miserias que inundan a una sociedad enferma de individualidad y mezquindades, en un sitio que tiene necesidades para desparramar, sus vecinos se permiten mirar a los que peor están. 

Compartir es un verbo que se conjuga en el barrio Luján Nuevo de Gregorio de Laferrere, más conocido como La Palangana. Allí, luchando contra las limitaciones económicas, la gente del barrio le ha dado forma al merendero Los Querubines, ubicado en Urutaú, entre Albastro y Colibrí, que alberga a la hora de la merienda a una gran cantidad de chicos del barrio y de otros aledaños.

Limitaciones

'"Somos un grupo de vecinos y amigos, que intentamos hacer el merendero", explicó Mariana Franco, una de las hacedoras de la movida social. Y enseguida dejó al desnudo las limitaciones a las que deben combatir. "Nosotros mismos bancamos los gastos y, como también somos pobres, el tema económico no nos permite abrir el merendero todos los días", describió Mariana, que trabaja junto a Etelvina, Cynthia, Graciela, Alejandra, Andrea y Lourdes. "Somos todas mamás que nos juntamos para dar todo lo que podemos a más de 150 chicos, que no sólo del barrio Luján Nuevo, sino también del Luján Viejo y que van desde los 4 años en adelante hasta unos 13 años", apuntó.

A partir del trabajo de esta media docena de mujeres luchadoras "se han conseguido ropa, calzado y alimentos. En muchos casos las redes sociales nos han ayudado para que la gente se entere y nos acerque algo de donaciones para los chicos", explicó Mariana Franco. Y enumeró: "Nos han acercado ropa para bebés, pañales, calzados para niños, harina, yerba, azúcar, leche en polvo, chocolate, galletitas, pan". Así, con el mandamiento de compartir, "hemos logrado entregar ropa, calzado y hasta útiles de colegio", contaron. 

A pesar de que la solidaridad está en alto, tanto dentro como desde fuera del barrio, no alcanza. "Cuesta mucho", advirtió Mariana y continuó: "Por eso cuando tenemos alimentos hacemos la merienda tres veces por semana; los lunes, miércoles y viernes arrancamos a las 15 para preparar todo y está abierto hasta las 18. Pero cuando las cosas escasean lo hacemos lunes y viernes en el mismo horario".

Lo duro asoma cuando no hay. Es que el hambre y las necesidades no saben de días y horarios. "Es muy duro cuando no tenemos nada, porque los chicos vienen igual", afirmó la vecina de La Palangana y agregó: "De todos modos, algo les tratamos de dar, ya que a veces queda algo de pan, mermelada o galletitas. Es lamentable y triste, pero sucede", describió.

Ante esta situación, el merendero Los Querubines espera una mano, ya que las necesidades son varias. "Si bien la solidaridad nos llega, siempre precisamos elementos fundamentales, como leche, azúcar, yerba para el mate cocido, harina para amasar torta fritas, mermeladas", enumeró Mariana Franco, que acotó: "Además armamos una biblioteca, que de a poco se va llenando de libros".

Tags

Comentarios Facebook