martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
09 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Arbitros: una corporación sin rumbo

Eduardo Verona
0
Comentarios
Por Eduardo Verona


¿Por qué los árbitros argentinos tienen desempeños que precipitan los peores juicios de valor, como los registraron Diego Ceballos y Marcelo Aumente en la final de la Copa Argentina? Porque revelan graves problemas de formación, interpretación y un altísimo nivel de soberbia, producto de los valores que reivindica la corporación. En ese escenario verticalista, despojado de autocrítica, son víctimas y victimarios.

Arbitros: una corporación sin rumbo
Foto:

   Transcurridos unos días de los penosos desempeños de Diego Ceballos y su asistente Marcelo Aumente en la desvalorizada consagración de Boca como campeón de la Copa Argentina frente a Rosario Central, parece oportuno no abandonar el tema. Y hacer algunas preguntas que tendrán una respuesta.

   ¿Es difícil ser un buen árbitro? Sí. ¿Es difícil ser un buen médico? Sí. ¿Es difícil ser un buen actor? Sí. ¿Es difícil ser un buen jugador de fútbol? Sí. ¿Es difícil ser un buen entrenador? Sí. ¿Es difícil ser un buen electricista? Sí. ¿Es difícil ser un buen político? Sí. ¿Es difícil ser un buen sindicalista? Sí. ¿Es difícil ser un buen abogado? Sí. ¿Es difícil ser un buen tornero? Sí. ¿Es difícil ser un buen matricero? Sí. ¿Es difícil ser un buen diseñador? Sí.

   Todo es difícil. Hasta lo más simple tiene su complejidad. Ser un buen árbitro de fútbol también es complejo. Demanda inteligencia para interpretar los hechos, gran poder de observación y concentración y una coraza para no ser permeable al entorno, las manipulaciones, los lobbys, las distintas camisetas  y las influencias que nunca dejaron de existir.

   Ceballos y Aumente quedaron en el ojo de todas las tormentas. Y no está mal que ocurra. Hicieron todo pésimo. No solo por el penal insólito que le regalaron a Boca, sino por el gol legítimo que le anularon a Marco Ruben y por el gol en posición adelantada que le convalidaron a Chávez. Ceballos insiste en declarar que el error se focalizó únicamente en el penal. No es cierto. Fueron tres los errores, todos ellos en contra de Central. Ceballos puede decir lo que mejor le parece para aliviar su carga y manipular a los que pretende manipular. Los hechos son los que vieron todos. Si Ceballos y su compañero quieren dar vuelta la tortilla para confundir a la opinión pública es una cuestión que también define la lógica de los árbitros argentinos.

   ¿A qué tipo de lógica nos referimos? A la lógica de la corporación. Porque hay muchas corporaciones. Algunas más dañinas que otras. Los árbitros, en el marco de esa corporación, naturalizaron que no tienen que darles explicaciones a nadie. Así se formaron. Así los orientaron. Así fueron subiendo escalones. Así alimentaron la soberbia indisimulable que los fue forjando. No es casualidad que Aumente el pasado viernes en la TV haya afirmado: "No somos necios, no cometí ningún error grave. Y volvería a hacer lo mismo. No le robamos nada a nadie".

   Cuando admiten un error es porque ese error es más evidente y más grande que la muralla china. A diferencia de Aumente, Ceballos revisó su rendimiento. No por humildad. No por arrepentimiento ante la debilidad expuesta. No por necesidad de replantearse el error consumado. Simplemente porque se vio obligado. Porque no le quedaba otra posibilidad ante el calibre de los acontecimientos.

   Esa indulgencia crónica para observarse trasciende a Ceballos y Aumente. Es la indulgencia incorporada por la  grey de los árbitros. Como si fueran los sabios de la tribu. Como si los otros estamentos del fútbol no estuvieran a su altura. Como si nadie pudiera interpelarlos porque se estarían vulnerando los reglamentos sagrados del fútbol de todos los tiempos. Se equivocan.

   No están en ningún Olimpo los árbitros, como algunos creen o quieren hacer creer. No se bañan en agua bendita. La realidad es que ven lo que no ocurre y lo que ocurre no lo ven. Ceballos y Aumente no dejan de ser dos hombres providenciales. Dos hombres que forman parte de un sistema que a veces los arropa como víctimas y a veces como victimarios, como ocurrió en el reciente Boca-Central, disputado en Córdoba.

   Cuando fallan, como fallaron de manera grosera en tres oportunidades decisivas que determinaron el rumbo y el resultado del partido, quieren cerrar filas. Ocultar lo inocultable que es el error flagrante. Y salir del escenario. El verticalismo con que fueron educados para convertirse en árbitros, no les permite otra respuesta que la desesperación por zafar. Y por transferir responsabilidades a la prensa, a los jugadores, a los dirigentes, a los hinchas o a quien sea. Por eso Ceballos atinó a declarar, apelando a la comprensión del ambiente: "Soy un ser humano, no un robot".

   Precisamente se formaron como robots. Como unidades que privilegian la uniformidad absoluta, más allá de las grandes vanidades personales que denuncian en cualquier charla formal o informal. Cuando la imagen de la perfección sobreactuada que abrazan los árbitros sufre un contratiempo importante, los desbordan los acontecimientos. Porque no están preparados para interactuar con el error y con la derrota. No lo asimilan. No lo asumen. Se creen lo que nadie es: infalible. Y revelan lo peor: interpretan que son los dueños de la verdad absoluta.   

   Ceballos y Aumente son dos protagonistas emergentes de la crisis. Esta vez les tocó a ellos, como a Gabriel Brazenas en el 2009 después de aquel Vélez-Huracán que dejó al Globo en la dimensión desconocida. Mañana, les tocará a otros. La corporación de los árbitros los banca hasta ahí. Y si no los banca más es porque la suma de errores indefendibles cruzaron algún límite. Y ese límite también tiene sus interpretaciones. De todo tipo.         

      Embed



Comentarios Facebook