jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
10 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

San Telmo: sacrificio y solidaridad, las dos virtudes del campeón

Juan Lazzarino - @elvascoJuan
0
Comentarios
Por Juan Lazzarino - @elvascoJuan


Los estandartes del Candombero disfrutan de un presente de ensueño, y en diálogo con El Sureño expusieron su alegría en una nota que resalta los momentos clave de una campaña sobresaliente

San Telmo: sacrificio y solidaridad, las dos virtudes del campeón
Foto:

Con sabor a revancha, con el grito de un pueblo, con la frente en alto. San Telmo se llevó el torneo de Primera C para la Isla Maciel y volvió a la B Metropolitana. Sebastián Anchoverri, Nicolás Pizarro, Cristian Leiva, Ignacio Ruano, Claudio Galeano y Ricardo Segundo repasaron junto a El Sureño las intimidades del campeón y el camino al título.

La historia de este Candombero no comienza en el debut ante Talleres, sino que se remonta a la final perdida en 2014 en un desempate con Flandria. Allí se abrió un trayecto que terminó con una corona.

"Nosotros estábamos todos muy mentalizados en que este año teníamos que salir campeones. Sabíamos que lo íbamos a pelear hasta el último partido", destacó Anchoverri, dueño de la valla menos vencida.


      DSC_8053.JPG

Ruano, que llegó al club en 2013 y participó de los dos procesos, explicó: "Había una base de jugadores que hizo que el grupo esté unido, pero el certamen largo nos sirvió mucho. En el segundo semestre pulimos los errores y nos perfilamos para ser los mejores".

Por su parte, Galeano señaló cuál era el estado anímico del grupo y expresó: "Para nosotros era o salir campeón o un fracaso. Faltando tres fechas sólo pensábamos en eso".

El tan pregonado "jogo bonito" suele ser impío con aquellos que aprovechan sus mejores virtudes y minimizan sus errores. Los descontextualizados llamamientos que recibió el equipo de Jorge Franzoni no se condicen ni con sus logros ni con sus recursos.

Al respecto, Segundo sostuvo: "En la C no hay mucho juego lindo. En muchos partidos tuvimos que ir a buscar el resultado pensando primero en cómo jugar y después en ganar y no nos fue bien. Después pudimos escuchar al técnico y entender lo que nos pedía y comenzamos a ver los resultados. El nos pidió que aprovechásemos los errores del otro, que apretemos arriba, que en cada jugada hagamos lo mejor que sabemos hacer, pero antes que nada que dejemos todo en cada jugada. El sacrificio y la solidaridad fue una parte importante de nuestro equipo".


      DSC_8060.JPG


Recuperación

Para soportar las críticas y para recomponerse del cimbronazo de la final perdida el año pasado, el factor humano fue fundamental. En este sentido, Leiva aseguró: "Armamos un grupo sólido donde estamos todos juntos. Los chicos y los grandes son todos iguales. Para hacer eso tuvimos que poner reglas claras y el que no se amoldaba casi que no entraba al grupo". En el mismo sentido, Pizarro completó: "El mensaje fue que no hay grandes ni chicos, sino que somos todos jugadores que jugamos para San Telmo y tenemos la misma responsabilidad. No importa si tenés un partido en Primera o cien, ahí somos todos iguales y nos tenemos que respetar. Es difícil pensar en llevar un grupo de treinta personas, pero en lo que va del año no tuvimos ni un problema que nos haya vencido". Además, el capitán aclaró que "se premia mucho al que ganó y se castiga mucho al que perdió", y en relación a lo que superó el plantel para llegar al título, resaltó: "Cuando nosotros perdimos la final, nadie se acordó que habíamos hecho un campeonato bárbaro y que habíamos terminado primeros".

Por eso, porque saben lo amargo de la derrota, es que piensan a la victoria como la conclusión de un camino. En este sentido, Ruano declaró: "Un campeonato no corona lo que hacés en un año, muchas veces es el resultado de una búsqueda de toda una carrera. Algunos piensan que uno se levanta lo más bien, que trabaja dos horas haciendo lo que más le gusta a todos, pero no es así. Muchas veces te perdés cosas con la familia, días del padre o de la madre, no llegar a fin de mes, las condiciones en la que a veces te toca entrenar o jugar".

Más allá de todo lo que representa a nivel personal un título, el plantel eligió ofrendar la coronación al pueblo Candombero y a su círculo personal. "Le pedimos a la gente que lo disfrute. La Isla es un lugar distintos a todos, se vive con una pasión muy particular", explicó Segundo. Por su parte, Pizarro remarcó: "Salir campeón es coronar un año de trabajo, años de carrera y esfuerzo. Pero no es para nosotros sino para la gente que nos banca. Ellos son los que se bancaron los malos humores cuando perdíamos, son nuestro soporte. Les ofrecemos nuestro logro porque lo logramos con ellos".



Comentarios Facebook