viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
11 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Dramático: "Fui violada 43.200 veces"

0
Comentarios


Una joven mexicana, captada por una red de prostitución cuando tenía 12 años, le relató a la cadena CNN los cuatro años de terror que vivió siendo una adolescente. En julio visitó al Papa en el Vaticano

Dramático: Fui violada 43.200 veces
Foto:

La joven Karla Jacinto es una ciudadana mexicana de 23 años que una década atrás se animó a seguir a un hombre de 22 que le prometió amor eterno y la terminó uniendo a una red de prostitución.

"Vengo de una familia disfuncional. Fui abusada sexualmente y maltratada desde la edad de 5 por un pariente", comienza relatando la joven a la cadena CNN y agrega que conoció al sujeto que se convertiría en su verdugo en una estación de metro del Distrito Federal mientras esperaba a unos amigos. En dicha ocasión, un niño pequeño se acercó a ella, diciéndole que alguien estaba enviando un dulce como regalo.
Unos minutos más tarde, un hombre mayor de edad se acercó a hablarle, diciéndole que era un vendedor de autos usados, y le contó que él también fue abusado de niño.

Se dieron sus números de teléfono y cuando él la llamó una semana después, Karla dice que se entusiasmó.  "Cuando vi el auto (que tenía) no lo podía creer. Estaba muy impresionada por tan grandioso auto. Fue emocionante para mí. Él me pidió que me subiera para ir a dar un paseo", contó en referencia a un viaje a la ciudad de Puebla que hicieron a bordo de un Firebird Trans Am.

"Al siguiente día me fui con él. Viví con él por tres meses y durante ese tiempo me trató muy bien. Él me amaba, me compraba ropa, me daba atención, me traía zapatos, flores, chocolates, todo era hermoso", relató la joven para la que el futuro no le deparaba nada bueno.

"Unos días después todo cambió, me empezó a decir todo lo que tenía que hacer; las posiciones, que tanto necesitaba cambiar, las cosas que tenía que hacer con los clientes y por cuánto tiempo, cómo tenía que tratarlos y cómo tenía que hablarles para que me dieran más dinero", dice la joven.

      Embed

La historia de Carla refleja la brutalidad de la trata de blancas y el tráfico de personas en México y los Estados Unidos, organizado por bandas que obtiene grandes ganancias de este tipo de actividades. En el caso de Karla, ella fue llevada a Guadalajara para ejercer la prostitución.

"Empecé a las 10 a.m. y terminé a la medianoche. Estuvimos en Guadalajara durante una semana. Hagan cuentas. Veinte hombres por día, durante los siete días. Algunos hombres solían reírse de mí porque yo lloraba. Tenía que cerrar mis ojos para no ver qué me estaban haciendo, así no sentiría nada", dice la joven.

Desde entonces, la joven fue llevada a muchas otras ciudades, en prostíbulos y "moteles"de ruta, e incluso en casas. A los pocos días, ya estaba obligada a atender a por lo menos 30 clientes al día, los siete días a la semana. "Hagan las cuentas, fui violada 43.200 veces", dice.

En cierta ocasión, la joven fue torturada por su proxeneta luego de que un hombre le marcara el cuello. "Él empezó a golpearme con una cadena en todo mi cuerpo. Me golpeó con sus puños, me pateó, me jaló el cabello, me escupió en la cara, y ese día también me quemó con una plancha. Yo le dije que quería irme y él me estaba acusando de enamorarme de un cliente. Él me dijo que me gustaba ser una zorra".

Karla dio a luz a una niña cuando tenía 15 años, concebida por el proxeneta para presionarla a que no escape de la red bajo pena de muerte; y todo continuó de la misma forma hasta que en el año 2006 fue rescatada durante una operación contra el tráfico en la Ciudad de México.

Karla cuenta en la actualidad con 23 años y se ha convertido en una luchadora incansable contra el tráfico de personas, contando su historia en conferencias y eventos públicos. En julio, visitó al Papa Francisco en el Vaticano y le contó su historia, un mes después de haberlo hecho en el Congreso de los Estados Unidos. "Estas menores están siendo secuestradas, atraídas y apartadas de sus familias. No solo me escuchen a mí. Necesitan aprender de lo que me ocurrió a mí y quitarse la venda de los ojos", suele decir.

      Embed

Comentarios Facebook

Una joven mexicana contó cómo fueron sus cuatro años como víctima de la trata en México.
Anterior Siguiente