sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
12 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Pedirán cambio de carátula por el caso del pibe baleado en La Boca

0
Comentarios


Los abogados querellantes que representan a la familia de Lucas Cabello, el chico baleado en La Boca, pedirán además que el efectivo Ricardo Ayala, de 24 años, sea exonerado de la fuerza de seguridad del gobierno porteño.

Pedirán cambio de carátula por el caso del pibe baleado en La Boca
Foto:

Los abogados querellantes que representan al joven Lucas Nahuel Cabello, baleado y herido de gravedad por un agente de la Policía Metropolitana en un hecho ocurrido el lunes pasado en el barrio de La Boca, solicitarán a la Justicia un cambio de carátula a 'tentativa de homicidio agravado por el estado de indefensión de la víctima' y reclamaron que el agente Ricardo Ayala, de 24 años, sea exonerado de la fuerza de seguridad del gobierno porteño.

'Vamos a solicitar que la causa sea caratulada como tentativa de homicidio agravado por el estado de indefensión de la víctima y por haber sido cometido por un agente de la Policía Metropolitana', aseguró la letrada Gabriela Carpineti, durante una conferencia de prensa que brindaron ayer, la mamá del joven, los abogados, familiares de víctimas de la violencia institucional, comuneros, legisladores porteños y dirigentes de numerosas organizaciones sociales, sindicales y de derechos humanos.

El conjunto de las organizaciones, familiares y diputados denunciaron y expresaron su 'repudio a la violencia institucional de la Policía Metropolitana que reprime a los trabajadores y ataca violentamente a los jóvenes', reafirmaron su solidaridad con la familia de Lucas Cabello y expresaron que 'no queremos que se lleven la vida de nuestros jóvenes'.

Por su parte, la mamá del joven baleado, Carolina, profundamente conmovida reclamó 'justicia' por su hijo, a quien 'a Lucas lo único que le interesa es su familia y su hija', y que 'trabaja cuidando coches en la esquina de mi casa autorizado por el dueño del restaurante'. 'El no se merecía esto, y el hecho de que los vecinos se autoconvocaran inmediatamente para pedir justicia por él, habla de como lo quiere la gente en el barrio. No hizo nada, sólo estaba en la puerta de su casa con la beba que fue testigo de todo'.

'Lo único que pido es justicia y que recen para que mi hijo salga adelante, porque está muy grave y no sabemos si va a volver a caminar', reclamó la mujer. A su vez, el abogado Nahuel Berguier, querellante junto con Carpineti, exigió al gobierno que 'retire a la Policía Metropolitana de la casa de Lucas, porque esa fuerza tiene imputado y detenido a un agente por disparar a mansalva'.

'Cualquier persona que conoce mínimamente cómo funcionan los procedimientos en un estado de derecho sabe que no puede seguir la misma fuerza instalada donde sucedieron estos hechos. Es ilegal y además es una falta de respeto a la familia de Lucas'. 'Acá hay una realidad incontrastable, Lucas es víctima, no está imputado de nada; está peleando por su vida con tres balas y el policía esta ileso, lo que revela que es insostenible que eso haya sido un enfrentamiento', completó Carpineti, resaltando que "los testigos afirmaron que lo sucedido el lunes entre las 15.30 y 16 no fue un enfrentamiento, que Lucas no estaba armado sino que se trató de un accionar absolutamente ilegítimo por parte del agente Ayala de la Policía Metropolitana, que se encuentra detenido a la espera de declarar'. Cabe recordar que el hecho ocurrió el pasado lunes, alrededor de las 15.30, en la calle Martín Rodríguez al al 500,cuando aparentemente se produjo una discusión entre el joven, que vive en el lugar, y el agente de la Policía Metropolitana, Marcelo Ayala, que cumplía una guardia frente a ese domicilio por un caso de amenazas de muerte entre dos mujeres que son vecinas.

Allí le efectuó dos disparos a Lucas Cabello, hiriéndolo de gravedad, para luego ejecutarlo de un tiro, cuando ya estaba en el piso, en una práctica típica de un caso de gatillo fácil. "Un disparo le dio en la pera y le quedó alojado en la médula, otro en un testículo y otro en un brazo", según contó Rubén, el padre de la víctima, desde el Hospital Argerich, donde su hijo sigue con riesgo de quedar cuadripléjico.

Comentarios Facebook