sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Viva la pesca
12 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Buenos piques tarucheros en los bajos de La Amistad

Wilmar Merino
0
Comentarios
Por Wilmar Merino


Pescar taruchas vadeando es un clásico de los veranos que hacía rato no podíamos disfrutar. Ahora las taruchas están volviendo y nos regalan su presencia en el corredor de Ruta 2. Un pesquero de acceso por asfalto muy rendidor.

Buenos piques tarucheros en los bajos de La Amistad
Foto:

Los amigos del pesquero La Amistad, en Chis Chis, hace rato la vienen remando para brindar al pescador deportivo buenos servicios. No por nada la mayoría de los guías del corredor de la ruta han llevado sus lanchas tracker a ese espacio reabierto hace un par de temporadas, para ofrecer desde su canal de salida al claro central del espejo, salidas guiadas a Chis Chis, Tablillas y Adela.

Esto le permite al aficionado llegar con auto por camino íntegramente asfaltado hasta el pesquero y hacer desde allí sus excursiones. Pero tal como comprobamos a principios de éste año, los bajos que rodean al pesquero son inmejorable refugio para tarariras. Si en enero de éste año logramos muchas medianas, hoy podemos decir que han crecido y no es raro meter ejemplares que pasan los dos kilos.

Atentos a los buenos datos que nos habían pasado desde el pesquero y reafirmado guías amigos como Jorge Damario, decidimos visitar el pesquero el viernes pasado junto a Charly Geier y el Cuba Alexis Poyato. Al llegar nos reencontramos con un viejo amigo, propietario del pesquero, Ramiro Rufrancos y su cálida esposa, quienes atienden de primera a los pescadores.

Ramiro nos tiró algunos tips para orientar nuestras pescas, y así, mientras el Cuba armó sus cañas con boyas Doble T para una pesca convencional a flote, nosotros nos calzamos waders y salimos al barro, vadeando por zonas bajas de apenas 60 cm de profundidad. Sin dudas, un paraíso taruchero lleno de juncos y plantas sumergidas.

En el lugar se encontraba un amigo amante de la pesca con artificiales, Federico Neuenburg, quien había hecho noche en el pesquero y nos contó que a primera hora,d e 7 a 8 de la mañana, había metido seis lindos ejemplares.

Lo que primero nos llamó la atención al vadear fue la impresionante población de carpas que poblaban los bajos de Chis Chis. Estos peces, en plena etapa reproductiva, estaban por doquier haciendo barullo. Por eso tardamos en encontrar la pesca, hasta que logramos tarus paseando ranas en superficie en aguas de unos 70 cm, es decir, algo alejados de la costa.

Esta pesca es apasionante, con saltos de taruchas en derredor del pescador, que debe munirse de bogagrip, pinza para sacar anzuelo y trapito para limpiarse las manos. Todo lo que nuestro bolso Walker de Tech podía llevar perfectamente.

En la costa, El Cuba había metido dos lindos ejemplares con filet de pejerrey en sus líneas Doble- T mientras Charly las encontró activas pescando desde el terraplén.

En suma, no es soplar y hacer botellas, pero hacer una pesca muy digna se puede en este ámbito. Sucede que a veces hay baches entre las rachas de pique, pues rinden muy bien la primera y última hora. Lo bueno es que uno puede hacer un descanso bajo una tupida arboleda al mediodía, almorzar, reponer fuerzas, acaso echarse una siesta y volver a intentarlo mas tarde.

Cañas de bait de no más de 1,90 Shimano o Tech, reeles de perfil bajo como un Shimano Cítica tipo 201 y leaderes cortos, serán todo el equipo necesario para el pescador con artificiales. Para pescar con boyas, recomendamos cañas de 2,10 y líneas Doble T que ya vienen armadas prolijamente.

Un desafío a futuro nos planteó la interesante población de carpas que vimos, y que por la tarde habían sosegado su actividad aunque se las veía presentes por doquier. Iremos por ellas para pescarlas con mosca en breve. Mientras tanto, a disfrutar y cuidar de las taruchas haciendo pesca con devolución. Vaya y disfrute.


      Embed

Comentarios Facebook