sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
13 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Buscan en cámaras y una cinta pistas sobre el violador de Caballito

0
Comentarios


La policía analiza las imágenes que pudieron captar las cámaras de seguridad de la zona y esperan los resultados de peritajes sobre la cinta de embalar con que fue maniatada la chica en busca de huellas del violador.

Buscan en cámaras y una cinta pistas sobre el violador de Caballito
Foto:

Los investigadores de la violación que sufrió una joven que regresaba de trabajar en el barrio porteño de Caballito buscaban cámaras de seguridad que pudieran haber registrado el momento en el que la víctima fue sorprendida por su agresor y llevada amenazada, y aguardaban los resultados de peritajes sobre la cinta de embalar con que fue maniatada en busca de huellas del violador.

Fuentes de la investigación dijeron que si bien la cuadra donde se cometió el ataque no cuenta con cámaras de seguridad, los pesquisas buscaban éstas en todo el trayecto que, según la víctima, realizó desde que bajó del colectivo hasta que fue llevada bajo amenazas al garaje donde se consumó el abuso.

Además, efectivos de la Policía Federal trabajaban sobre el identikit que confeccionó la joven de 18 años en su denuncia en la comisaría 12a. y con la búsqueda de algún testigo que pudiera haber observado algo sospechoso o el merodeo del abusador antes de capturar a su víctima. El hecho ocurrió cerca de las tres del miércoles cuando la chica regresaba de trabajar como empleada de un local de comidas rápidas ubicado en la zona norte y se dirigía hacia su casa.

Fuentes policiales informaron que la chica bajó del colectivo en el cruce de avenida Rivadavia y Víctor Martínez y caminó una cuadra hasta el cruce con Emilio Mitre, donde fue sorprendida por un delincuente armado que la amenazó y le robó sus pertenencias.

Según su denuncia policial, tras apoderarse de sus objetos de valor, el hombre la obligó a caminar por Emilio Mitre, cruzó la avenida Juan Bautista Alberdi y se dirigió hacia el garaje de un edificio sobre la calle Hualfin 920. Allí, amparado por la oscuridad y la ausencia de movimiento de gente en la calle, la maniató con un cinturón y con cinta de embalar, la amordazó y la violó.

Tras el ataque, el agresor escapó hacia el lado de Primera Junta y la joven se desató y se dirigió hasta la casa de un familiar, a quien le contó lo que había pasado y llamó al 911 para denunciar lo ocurrido.

Fuentes policiales dijeron que un patrullero de la comisaría 12a.que recorría la zona fue desplazado hasta la casa donde se hallaba la denunciante y, con su declaración, los policías determinaron el sitio donde se consumó la violación.

En ese lugar, los efectivos hallaron manchas de sangre y trozos de cinta adhesiva similar a la que poseía la chica violada.

Según contó a los policías, el abusador tenía unos 55 años, vestía una campera de la selección argentina, un pantalón de jogging bermuda color oscuro y una mochila negra.

Por su parte, el titular de la fiscalía de instrucción 48 a cargo de la pesquisa, Eduardo Rosendo, solicitó la colaboración de la Brigada de Violencia Sexual para que brinde asistencia a la víctima y esperará para interrogar a la chica abusada hasta tanto se recupere del shock emocional en el que se encuentra.

El fiscal aguardaba resultados del trabajo de los peritos de la Unidad Criminalística Móvil de la Policía Federal que concurrieron al lugar del hecho.

Es que los peritos buscan algún rastro del violador en los dos elementos de sujeción que el delincuente utilizó para maniatar a la víctima: un cinturón y un trozo de la cinta adhesiva transparente.

      Embed


Comentarios Facebook