sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Mascotas
15 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

La peor indiferencia, mordeduras de riesgo

Karina Muzzupappa
0
Comentarios
Por Karina Muzzupappa


El jugueteo cotidiano con mascotas o el contacto callejero presuponen un accidente que suele minimizarse, casi en el acto. Sin embargo, la gravedad del caso puede desencadenar en un mal mayor y de consecuencias peligrosas. Aquí, las recomendaciones para que el susto no derive en tragedia.

La peor indiferencia, mordeduras de riesgo
Foto:

El progreso y la vida urbana han contribuido a grandes cambios y diferentes modos en la relación de las personas, de la que no escapa la unión hombre/animal. En cualquiera de ellas pueden surgir alteraciones en la convivencia constituyendo accidentes específicos, como son las mordeduras.

La primavera llegó y con ella las actividades al aire libre como paseos, escapadas, picnics, deportes, entre otros. Esto aumenta la posibilidad de tener más contacto con animales y el riesgo a sufrir mordeduras. A continuación, el Dr. Gustavo R. García Igarza MN.59802, Médico pediatra y coordinador de la Guardia de su especialidad en Swiss Medical, responde algunos interrogantes para estar alertas.

¿Qué tipo de mordeduras son las más frecuentes?

La mayoría de las mordeduras en general pueden ser causadas por animales de tipo doméstico. El comportamiento de éstos puede ser influido por estados fisiológicos (celo o amamantamiento), temor, estrés o bien situaciones puntuales. Las estadísticas arrojan que los perros se ven implicados en más del 80% de los accidentes, siguiendo en frecuencia las mordeduras de gatos (5-18%). El porcentaje remanente corresponde a mordeduras de animales como murciélagos, ratas, animales exóticos y animales salvajes.

¿Qué consecuencias pueden traer estas lesiones?

Las consecuencias más frecuentes son las siguientes:

-Infecciones de piel o demás tejidos u órganos involucrados, y/o contaminaciones bacterianas por los gérmenes de la boca del animal.

-Traumas físicos y psicológicos como fobia a los animales y lesiones estéticas, funcionales o secuelas. -Transmisión de enfermedades: Rabia-Tétanos (en caso de no tener esquema de vacunación completo y profilaxis adecuada) así como otras enfermedades infecciosas transmisibles, dependiendo de la especie involucrada.

¿Cómo tratar y considerar las mordeduras?

No todas las mordeduras se tratan de igual forma. Para la prevención y tratamiento de la rabia es importante considerar si el animal tiene carnet de vacunación completo, demostrable y al día. Además, de ser posible, al animal doméstico aislable se aconseja realizarle seguimiento por un veterinario por 10 días, como mínimo.

Es importante tener en cuenta que el virus de la rabia al ingresar al organismo, viaja hacia el sistema nervioso central a través de los nervios periféricos que logra alcanzar. De ello deriva la importancia de la localización de las lesiones, siendo las más peligrosas y graves las de mayor proximidad al sistema nervioso central y mayor densidad de nervios, con mayor riesgo de afección por el virus. Entre ellas, las más riesgosas son las de la cabeza, cuello, manos (pulpejos), pies, mucosas y genitales.

El período de incubación del virus es de 21 días a tres meses. El comienzo de la sintomatología, debido a que es un virus de replicación lenta, puede darse dentro del año del episodio y cuando se instala va precedido en varios días a una semana por un cuadro tipo gripal, con síntomas respiratorios y digestivos para luego manifestarse en un cuadro típico de meningo encefalitis con trastornos neurológicos tanto sensitivos, y motores, trastornos deglutorios, y alteraciones de índole sensorial, psíquica o de la conducta.

Una vez que se instalan los síntomas y sin haber tenido el tratamiento previo el curso de la enfermedad es fatal. Por este motivo es importante la profilaxis y el tratamiento precoz para evitar las consecuencias del virus. También aquí, la prevención resulta determinante.

      Embed

Tags

Comentarios Facebook