miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Temperatura T 27° H 51.0%
15 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

La importancia de los chequeos médicos antes del ejercicio

Guido Gutiérrez Mónaco
0
Comentarios
Por Guido Gutiérrez Mónaco


Realizar actividad física regular es beneficioso para la salud, pero lo importante es realizar chequeos médicos que ayuden a determinar qué tipos de ejercicios y qué intensidad deberán tener. Visitar a un médico que realice un examen de nuestro estado general es una de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para evitar cualquier riesgo que pueda presentarse. Cada persona tiene características individuales, más allá de la edad y el sexo.

La importancia de los chequeos médicos antes del ejercicio
Foto:

La actividad física es, indudablemente, saludable para todas las personas, sin distinción de sexo ni edad, y debe tener un lugar importante dentro de la rutina cotidiana de todos.

Pero la cuestión radica en que debemos realizar chequeos médicos que ayuden a determinar qué tipos de ejercicios y qué intensidad debemos tener en nuestras actividades.

Pasar por un médico que examine nuestro estado general es una de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, para evitar futuros riesgos de lesiones según la estructura física de cada uno.

Cada persona tiene características individuales, más allá de la edad y el sexo, que deben ser tenidas en cuenta a la hora de realizar una planificación de diferentes ejercicios.

Hay que evitar la idea de que "con unas zapatillas" alcanza para comenzar a hacer una rutina, sino que el primer paso debería ser un chequeo básico que ayude a detectar posibles patologías, y mejores opciones según las necesidades de cada uno.

Los exámenes más comunes que son solicitados previamente por los médicos antes de iniciar una actividad física son análisis de sangre general y otros estudios varios que ayuden a detectar enfermedades como la hipertensión, colesterol malo alto, diabetes y disfunciones coronarias.

Es muy usual que el primer examen que se ordene sea una ergometría, la cual examina, entre otras cosas, la recuperación que tiene el ritmo cardíaco luego del esfuerzo físico.

Las recomendaciones más importantes son para adultos mayores a 55 años, quienes deberán descartar posibles afecciones cardíacas que puedan ser afectadas y empeoradas por la mala realización de la gimnasia.

Será importante que los primeros movimientos que se realicen, sean de una dificultad baja como pueden ser caminatas prolongadas no mayores a 30 o 40 minutos de duración.

A la hora de realizar una planificación semanal de la rutina de actividades físicas, se debe tener en cuenta el horario en el cual se van a realizar.

Los expertos plantean que por la mañana el cuerpo está más recuperado luego del descanso, y además se cuenta con mayor precisión mental para encarar cualquier acción.

Por otro lado, muchas personas se vuelcan al ejercicio nocturno ya que ayuda a liberar tensiones acumuladas a lo largo del día, y físicamente se alcanza una temperatura corporal y un nivel hormonal adecuado para movilizar el cuerpo.

Las condiciones patológicas de las personas suelen condicionar qué tipo de entrenamientos son convenientes adaptados a las necesidades. En caso de gente con problemas cardiovasculares, es fundamental que las rutinas sean basadas en deportes aeróbicos.

Esta clase de personas pueden salir a caminar, a realizar trote, hacer natación, bailar, practicar yoga, e incluso salir a andar en bicicleta.

Aquellos que hayan sufrido algún tipo de lesión muscular, como pueden ser los desgarros, se recomienda poder planear ejercicios de corta duración y mucha intensidad como puede ser el gimnasio, ya que será un complemento significativo tanto para la recuperación, como para el fortalecimiento de la tonicidad muscular.

La dieta alimentaria a seguir debe estar fuertemente atravesada por el consumo de agua, cereales, verduras, frutas y carnes.

Llevar un modo de alimentación saludable logrará disminuir riesgos de futuros problemas cardiovasculares, pulmonares y digestivos.

En caso de que se quiera realizar un trabajo primordialmente aeróbicos, es recomendable que se ingiera mucho líquido, y los alimentos estén fuertemente compuestos por carbohidratos, por ejemplo las pastas, y proteínas como son las carnes rojas y blancas.

En cuanto a rutinas de tipo anaeróbicas, el plan dietario debe estar basado en frutas y, sobre todo en proteínas.

Los músculos necesitarán de una fuerte plataforma proteica que estimule el crecimiento y fortalecimiento celular.

Con la llegada de la temporada de calor, mucha gente planifica una serie de actividades físicas, que van desde caminatas, juegos deportivos y ejercicios físicos en gimnasios o al aire libre. Todo esto muchas veces, sin la inspección médica de rutina que permite tener la seguridad de no contar con afecciones cardíacas o detectar alguna otra anomalía que dificulte la actividad física, lo cual implica un grave riesgo, por lo que es necesario tomar recaudos.

      Embed

Comentarios Facebook