viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Redes sociales
14 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Cuando las redes se convierten en sociales

Federico Lamas
0
Comentarios
Por Federico Lamas


Cuál fue el rol y cómo se usarons distintas redes como Twitter, Facebook y Uber durante la sangrienta noche del viernes en París, en esta nota

Cuando las redes se convierten en sociales
Foto:

La conmoción por los trágicos atentados en París fue mundial. En cuestión de minutos, todo el globo se enteró que en la capital francesa ocurrió un hecho atroz que puso en jaque la seguridad de un país. Las redes sociales fueron -una vez más- el primer canal de información. Sin embargo, tuvieron un rol aún más preponderante que la de ser simplemente una vía de noticias.

En pleno momento de terror y confusión, las redes sociales trajeron calma. Frenaron la ola de rumores y luego evolucionaron para convertirse en un canal solidario a través de diversas campañas. Esta vez fueron útilies. Los usuarios de Twitter se adaptaron a la situación. Comprendieron la gravedad del asunto y actuaron en consecuencia.

      Embed

Los rumores vuelan rápidamente y la propagación de ellos puede tener como consecuencia el pánico en la población. Con un claro conocimiento de la paranoia posibles por las falsas noticias, las autoridades francesas no sólo pidieron tranquilidad en la población, sino que vertieron diferentes consejos para fomentar la responsabilidad civil.

En tres idiomas -francés, inglés y alemán- la policía francesa pidió que no se compartan en las distintas plataformas datos sin confirmar. A su vez, a través de las cuentas de la Policía Francesa, el Ministerio del interior, el ayuntamiento parisino y de la residencia accionaron un plan de seguridad en el que brindaron información de servicios, números de teléfono para encontrar asilo y habilitaron vías de comunicación para reportar personas desaparecidas. Pero, sobre todo, en cada uno de sus canales pedían calma y que no se propaguen falsos rumores.

      Embed

La solidaridad quedó en manos de la población parisina. En una movida sin precedentes en las redes sociales, el pueblo prestó su hogar a través de #PorteOuverte. Allí cada uno de los habitantes y turistas que estaban en ella ciudad podían encontrar un sitio para pasar la noche sin correr riesgo. Las compañías de taxis también se sumaron al ofrecer viajes gratis para el regreso a los hogares desde las cercanías de la tragedia.

      Embed

Uber, la aplicación para conseguir transporte, accionó una señal especial con los comunicados de las autoridades francesas en los que pedían que no salgan de sus hogares. Por su parte, Facebook insistió con su botón de emergencia en el que residentes y turistas podían llevar tranquilidad a sus amigos.

      Embed

Las redes sociales mostraron toda sus potencialidad. En medio del terror resignificaron su lugar y, aunque sea por un momento, dejaron de ser algo más que una caja narcisista y estuvieron al servicio del usuario.

      Embed





Comentarios Facebook