viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Política
16 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Un clima áspero con chicanas, reproches y una ausencia notoria

José Di Mauro
0
Comentarios
Por José Di Mauro


Daniel Scioli salió a pegarle al rival, mientras que Macri le enrostró no haber asistido al debate anterior. Salvo un corta alusión del candidato de Cambiemos, el nombre de Cristina Kirchner no se escuchó en el debate

Un clima áspero con chicanas, reproches y una ausencia notoria
Foto:

Habíamos advertido aquí que el candidato presidencial oficialista se jugaba un pleno en este debate. La apuesta elevada tenía su sentido: a una semana de las elecciones, con encuestas que lo muestran detrás -aun las propias-, la alternativa más contundente para darlas vuelta parecía ser un mano a mano con el rival que viene denostando en las entrevistas y la propaganda electoral.

Previsiblemente, Daniel Scioli salió de entrada a buscar pegarle a su rival. Su táctica fue dejarlo "expuesto" ante la gente respecto de los supuestos perjuicios que sobrevendrían en caso de que se imponga.

Macri planteó en cambio un estilo fraternal al principio, expresando su esperanza de que "este era un intercambio constructivo", pero le enrostró de paso no haber asistido al debate anterior.

Scioli no anduvo con vueltas: le advirtió a la sociedad el "peligro" del "cambio" que propone Macri y le avisó a la gente que "va a pagar los costos del ajuste" que llegará si no es él quien gana.

El primer tramo del debate fue la peor parte del candidato oficialista, que machacó con la devaluación que supuestamente propone "el candidato Macri", a quien llamó así todo el tiempo, o "ingeniero Macri". Solo una vez se le escapó un "Mauricio". Su interlocutor, en tanto, le dijo todo el tiempo "Daniel", y le reprochó que hiciera de "vocero" de cosas que supuestamente él haría. "Hablá de tus temas; yo no hablé nunca de ajustar, ustedes han ajustado".

Promediando el debate, Scioli equilibró el juego y logró salir de las encerronas a las que lo sometió el candidato de Cambiemos al pegarlo al kirchnerismo. "Seguís insistiendo en querer debatir con un gobierno que termina el 10 de diciembre", le dijo.

Le tocó a Scioli cerrar el debate y no hizo más que enfatizar los embates contra Macri, alertando sobre "el engaño de la palabra Cambiemos, que tiene abajo del brazo un ajuste". Le habló entonces al "compañero trabajador", a los estudiantes, prometió garantizar la continuidad de los subsidios y cargó contra el FMI y "sus recetas de ajuste". Quedó claro que su gran apuesta es lograr que los candidatos voten "en defensa propia", si es que sus advertencias logran calar en el espíritu del votante.

Un dato final: salvo una alusión de Macri cuando habló de los datos de la pobreza, el nombre de Cristina Kirchner brilló por su ausencia durante el debate.

      Embed


Comentarios Facebook