lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
16 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Gastón Cellerino, el argentino que opacó a Raúl en su último partido

0
Comentarios


En el último partido como profesional del histórico atacante, un futbolista surgido de las inferiores de Boca se llevó todas las miradas: convirtió los tres goles que consagraron al New York Cosmos. Conocé su historia.

Gastón Cellerino, el argentino que opacó a Raúl en su último partido
Foto:

Si un año atrás alguien tomaba un café con Gastón Cellerino y le decía que, un año después, iba a compartir delantera con Raúl, probablemente hubiera escuchado las carcajadas del delantero que surgió de las inferiores de Boca y tuvo un paso fugaz por Racing. Es que en ese entonces jugaba en Santiago Wanderers de Chile, un humilde equipo de Valparaíso.

Hoy, su vida cambió: vive en Nueva York, juega en el histórico New York Cosmos —con la misma camiseta que alguna vez vistieron Pelé y Franz Beckenbauer— y fue la figura en la final que consagró campeón a ese equipo. Y sirvió como última actuación del memorable Raúl.

Oriundo de Viedma, Cellerino se formó futbolísticamente en Boca, pero no llegó a Primera División. Su debut fue en Universidad de San Martín, en Perú. De ahí saltó a Peñarol, donde no disputó ningún minuto. Rangers de Chile puso sus ojos en él y fue en el conjunto de Talca donde brilló: llegó a hacer 16 tantos en un campeonato. Lo compró el Livorno, donde estuvo tres años sin participaciones destacadas. Sorpresivamente aterrizó en Racing: dos encuentros, cero tantos. Nuevamente cruzó la cordillera para desempeñarse en Unión la Calera y Santiago Wanderers.

En Unión La Calera protagonizó un hecho negro. En un partido ante Santiago Wanderers, donde finalmente jugó, se agarró a trompadas con Mauricio Viana, arquero del rival. En el tumulto, le pegó una patada al pecho. Los carabineros lo detuvieron. Dos años más tarde, Viana y Cellerino compartieron plantel. Y se hicieron amigos.

      CELLERINO.JPG

Hasta entonces, una carrera normal, de futbolista trabajador, de los que tienen que luchar para llegar a fin de mes. Un talento promedio, pocas aspiraciones a llegar a ser acaparado por los flashes, por los diarios.

Cuando en septiembre lo buscó el Cosmos, que disputa la NASL, una liga de segundo nivel en Estados Unidos, le ofreció las mejores comodidades. Primero, le mandaron fotos de departamentos para que él eligiera donde vivir. Después, lo presentaron al estilo europeo. Pero la mayor sorpresa llegó cuando fue al primer entrenamiento: en el vestuario, cerca suyo, se cambiaba Raúl. El "Ángel de Madrid", el mítico delantero español. Raúl sería su compañero de ataque en la travesía norteamericana.

A menos de tres meses de su llegada, Cellerino tuvo la chance de disputar una final. El rival era el Ottawa Fury. El encuentro, además, significaría la despedida del ex Real Madrid del fútbol profesional. Más allá del título en juego, la atención estaba puesta en el retiro del goleador. Pero no. Los flashes, al final, se quedaron con el 9 goleador, de pelo corto y buen porte: el encuentro terminó 3-2 y Cellerino metió los tres goles que le sirvieron al Cosmos para salir campeón.

Raúl, que lo asistió en uno de los tantos, le agradeció por su actuación destacada. Y él, feliz, le regaló un retiro inolvidable

      Embed

Comentarios Facebook