miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
18 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Perpetua por matar a su mujer y a su hijo

0
Comentarios


El TOC 30 condenó a Rubén Darío González a esa pena al encontrarlo culpable no sólo de esos crímenes y del intento de asesinato de sus otros tres hijos.

Perpetua por matar a su mujer y a su hijo
Foto:

El Tribunal Oral en lo Criminal N 30 condenó a prisión perpetua a un hombre que mató a su esposa y a su hijo de 12 años en el barrio porteño de Villa Soldati en 2014 y que intentó matar a otros tres hijos. El TOC N 30, conformado por los jueces Marcela Rodríguez, Luis María Rizzi y Javier de la Fuente lo encontró culpable por los dos homicidios y también por el intento de homicidio contra los otros tres hijos de la mujer y por el incendio de la casa donde vivían.

Según informó el portal Fiscales.gob.ar, la condena recayó sobre Rubén Darío González para quien la fiscal Alejandra Perroud, a cargo de la causa, había solicitado al igual que la querella la misma pena en los alegatos.

González, de 47 años, fue condenado por los delitos de "homicidio agravado por el vínculo reiterado en dos ocasiones en concurso real con la tentativa de homicidio de sus tres hijos en concurso real con el incendio con peligro común para las personas y bienes".

El trágico hecho ocurrió el viernes 28 de marzo de 2014, cuando González ingresó a la casa del Barrio Presidente Illia, donde había vivido con su esposa y sus hijos hasta unos meses antes del crimen, y luego de discutir con ella, el hombre la mató asfixiándola con una bufanda, tal como describió el condenado durante su indagatoria en el juicio.

Luego, González ocultó el cuerpo y durante todo ese viernes, se dedicó a llevar a pasear y al cine a los hijos. Cuando volvieron y se fueron a acostar, el hombre colocó dos braseros con carbón en los cuartos de sus hijos, con la intención de matarlos por intoxicación con monóxido de carbono.

A la mañana siguiente, el mayor de los chicos se despertó mareado y con náuseas, y el acusado "aprovechó" ese momento, según consta en la investigación, para ingresar al dormitorio y asfixiar con una almohada a su hijo de 12 años.

Después, se dirigió al cuarto donde dormían sus hijas e intentó hacer lo mismo con una, de 5 años, pero otra hija le pidió que se detuviera. Durante todo ese día, González continuó con las excusas para justificar la ausencia de la mujer ante las preguntas de sus hijos y de su suegra, que vivía a una cuadra.

Durante la mañana del domingo, González prendió fuego la casa y durante el debate dijo: "Fue un manotazo de ahogado prender fuego con la vela, la situación se me había ido de las manos". Para la fiscal Perroud, los crímenes habían sido planificados desde noviembre de 2013, cuando el hombre se separó de su esposa.


      Embed

 

Comentarios Facebook