viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
18 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

El Camarín: Insúa y el vivir de la magia

0
Comentarios


El Camarín: Insúa y el vivir de la magia
Foto:

"Recorrí más de veinte países gracias a la magia en este último tiempo", dispara de entrada Marcelo Insúa, ilusionista y dueño del Bar Mágico, ubicado en Carlos Calvo 1631, del porteño barrio de San Telmo.

Sobre algunos de los lugares que visitó, comenta: "Estuve en Nueva Zelanda, Noruega, México y otros países hermosos para recorrer y encima trabajando. No me puedo quejar".

En cuanto a lo que faltó conocer, dice: "Estuve en todos los continentes, menos en Asia. Quedará para otro momento de mi vida ya que no es fácil dar la vuelta al mundo lejos de la familia. Son muchos días fuera de casa".

Acerca de sus vivencias en el extranjero, explica: "Cuando regresé a mi país, me senté a escribir todo lo que me había pasado y me di cuenta que hay emociones básicas en todo el mundo, obviamente vinculadas a mi trabajo, que es la magia".

Desarrollando sus momentos más recordados, relata: "En uno de los países que me tocó visitar, termine de dar una conferencia y quien me había contratado, me invitó a su fábrica. Nos acercamos hasta el establecimiento y cuando la puerta se abrió, era una fábrica de misiles. No lo podía creer".

Si bien es difícil escribir un libro, no lo descarta: "Tengo muchas ganas de hacer una novela, poder plasmar todas mis vivencias en una hoja. Lo pensé varias veces y nunca lo concreté. Es algo que tengo pendiente y lo voy a hacer en algún momento". Sobre la aceptación del público en la Argentina, dice: "Fue en mi país el lugar más complicado para recibir la aprobación de la gente. El porqué no lo sé. Lo importante es que hoy en día soy una persona que tengo muchos reconocimientos aquí y puedo darme el gusto de llenar una sala teatral todos los fines de semana".

Recibió en marzo del año pasado una distinción importante y comenta: "Fue muy emotiva la ceremonia. Haber sido galardonado como Personalidad Destacada de la Cultura, la cual incluyó un acto en la Legislatura porteña me llenó de orgullo. Fue un premio al esfuerzo que hago por hacer magia desde hace varios años".

Un hito del ilusionismo se acercó a acompañarlo y comenta: "Tuve la grata sorpresa de que Fantasio estuviera conmigo. Un gran mago argentino que se consagró en distintas partes del mundo con su magia". Sobre sus comienzos, relata: "Fue muy difícil romper mi destino. Ser mago y poder vivir de lo que me gusta hacer no iba conmigo. Estaba destinado a trabajar. Pero sin embargo, pude romper las reglas y llegar a ser quien soy hoy en día".

Continúa con su historia familiar: "Vengo de una familia de inmigrantes, y el mandato era trabajar para poder traer el pan todos los días a mi casa". Pero Marcelo habla como si fuese un amigo y dice: "Les recomiendo a todos que puedan hacer lo que tengan ganas de hacer. Que no se guarden nada ante la mirada de los otros ya que siempre van a existir las críticas. Hay que saltar la pared de una vez y poder mostrarle al mundo lo que hacemos".

Si de proyectos hablamos: "Todavía continúo con mi Bar Mágico, que tantas alegrías me ha dado. Si bien amo mi lugar en el mundo, se hace difícil estar todo el año en cartelera sin mucha promoción y sin hacer alguna gira teatral por el país por más pequeña que sea".


      Embed

Comentarios Facebook