domingo 11.12.2016 - Actualizado hace
Política
19 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

La gran duda es si la última bala de Scioli llegó a destino

Gabriel Profiti
0
Comentarios
Por Gabriel Profiti


Tras el primer debate presidencial, la incógnita del equipo del actual gobernador bonaerense es determinar si la prédica contra un eventual ajuste supera a la idea de un cambio total

La gran duda es si la última bala de Scioli llegó a destino
Foto:

El debate sobre quién ganó el debate terminó. A pocas horas de que la veda electoral baje el telón del larguísimo año electoral, la duda pasa por saber si la embestida de Daniel Scioli contra el supuesto plan económico de Mauricio Macri prendió o si prima en el electorado la idea de un cambio radical.

Ese acertijo determinará si el líder opositor será el sucesor de Cristina Kirchner o el Frente para la Victoria, en una nueva versión, continuará guiando los destinos del país.

La estrategia final del oficialismo surgió hace unas semanas cuando Alfonso Prat Gay, designado por Macri como uno de sus voceros económicos y mencionado como eventual ministro, reveló que un gobierno de Cambiemos liberará el cepo cambiario y permitirá que el dólar oficial suba hasta un punto de equilibrio.

Pese a que el propio jefe de Gobierno había anticipado que dejaría el precio del dólar librado al mercado, el laboratorio electoral oficialista creyó encontrar en la declaración de Prat Gay la confesión de que aplicarán una fuerte devaluación y la secuencia seguirá con más inflación y poda de salarios.

Desde ese momento, prácticamente toda la campaña del Frente para la Victoria -discursos, spots y declaraciones- pasó a basarse en esa línea troncal del plan económico de Cambiemos.

El nuevo eje desperfiló a Scioli, quien precisamente había basado su carrera política en mensajes esperanzadores, pero ahora apuesta su última bolilla a la campaña negativa, que en algunos países dio resultado como en la última elección en Brasil.

Antes de que comenzara a regir la prohibición para difundir encuestas, el sábado pasado, todos los sondeos coincidían en mostrar al jefe de Gobierno arriba de su rival, aunque la ventaja variaba entre cuatro y doce puntos según el trabajo.

Pasado el debate y con la estrategia oficialista sin cambios, cerca de Scioli surgen voces disonantes respecto a lo que pasará el domingo: hay optimistas y hay resignados.

Uno de los colaboradores más cercanos del gobernador cree que finalmente el mensaje de advertencia, definido por Macri como 'campaña del miedo', llegó al electorado y permitirá que el candidato del FpV sea presidente. 'La bala entró y por eso escondieron a los economistas, se va a ver el domingo', aventuró.

Del otro lado, un gobernador oficialista le dijo a este columnista que para él la suerte está echada a favor del retador. 'No tengo números pero me parece que ganar está más difícil que atrapar a un chancho enjabonado', graficó el mandatario provincial oficialista.

Los macristas sienten que están cerca del cielo. El temor hasta el día del debate presidencial era que Scioli metiera una piña de nocaut en Argentina Debate y eso no pasó.

'Creemos que por el contrario Mauricio se mostró sólido y, según nuestras mediciones, mejoró un poquito respecto a cómo venía', se entusiasmó uno de los hombres encargados del armado electoral de Cambiemos.


      Embed

Comentarios Facebook