miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Política
22 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Juliana Awada ganó el balotaje fashionista de las Primeras Damas

0
Comentarios


Las mujeres de los candidatos son dos exponentes de elegancia. Pero a diferencia de Karina Rabolini, la esposa de Mauricio Macri logró imponerse con un estilo más adecuado a la época y que más la beneficia.

Juliana Awada ganó el balotaje fashionista de las Primeras Damas
Foto:

Si algo comparten Karina Rabolini y Juliana Awada, las mujeres de los candidatos presidenciales Daniel Scioli y Mauricio Macri es, sin duda, la elegancia. Con estilos muy disímiles, ambas saben lograr looks acordes a la ocasión a la que les toque acudir.

En el caso de Rabolini, su característica más particular es, quizá, la sobriedad. Su prestancia le quedó intacta de su carrera como modelo, pero lejos de los atuendos más coloridos que solía usar anteriormente y que tan bien le resaltaban sus facciones, hoy en día opta por lo clásico, con colores opacos que, en algunos casos, la dejan en un segundo plano casi al extremo. Recién en sus últimas apariciones se animó a devolverle el color a su figura.

En las PASO, por ejemplo, usó un look oscuro, a tono con los colores del traje de su marido. Utilizó una remera negra y una pollera evasé que le sobrepasaba apenas unos milímetros las rodillas, combinada con un par de botas a tono de caña alta.

      Karina PASO.JPG

Para las primeras elecciones generales, la esposa de Scioli volvió a apostar por un look apagado.  De nuevo con un look negro, eligió un vestido sobrio, con un cuello escote bote y mangas cortas, extremadamente moderado, sin ostentaciones ni alhajas.

      Karina elecciones.JPG

En el debate eligió un vestido más amplio que su cuerpo, que le disimula las curvas y por consiguiente la hacía ver sin forma. Si bien incorporó colores más vivos, como el rosado y el blanco, conservó el color principal oscuro; aunque en esta ocasión predominó el verde musgo opaco, combinado con zapatos color crudo.

      Embed
banner

A la hora de ir a votar, Rabolini lo hizo con un atuendo descontracturado, enfundada en una camisola naranja rojiza, fiel al color que representa su marido. Al igual que en otras oportunidades, optó por prendas holgadas que evitaran marcar cualquier parte de su cuerpo.


      Rabolini voto.JPG


En la otra vereda

La esposa de Mauricio Macri también hace culto de la elegancia, aunque prefiere looks totalmente en blanco y en negro, que le resaltan sus curvas y la hacen ver más moderna y canchera, sin perder la sobriedad.

Para las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, se la pudo ver con un traje completamente negro. Con una chaqueta manga tres cuartos con detalles en cuero, una remera en escote en circular y un pantalón cigarette. Sobria, acorde con la época pero sin opacar el look de su marido.

      Karina Awada PASO.JPG

Durante las elecciones de octubre, decidió continuar con el estilo oscuro, aunque lo mezcló con color. Saco negro, pero más largo, blusa adentro del pantalón, también oscura y escotada, y un pantalón a cuadros con colores blanco, marrón y negro que le aportó una cuota de modernidad.


      Embed
banner

En el debate, dejó el color opaco para lucir un traje completamente blanco. Nuevamente, con saco amplio, pantalón de vestir oxford que le llegaba hasta los tobillos y blusa blanca, lo que la mostraba más fresca e iluminada, resaltando incluso por sobre los look más oscuros de los candidatos y, por qué no, de la misma Rabolini.

      Embed
banner

Al momento del voto, la esposa de Mauricio Macri volvió a elegir un look totalmente blanco, con una camisola calada y un pantalón haciendo juego, muy jovial, moderna y canchera.


      voto Awada.JPG

Sin lugar a dudas, ambas saben bien qué quieren comunicar y con qué estilos se sienten más cómodas. Conocen de moda y de tendencias y lo demuestran en cada presentación a la que asisten.  

Awada logró aggiornarse quizás un poco más al estilo actual, con un marcado estilo moderno. La esposa de Daniel Scioli, sin embargo, conserva su figura y su prestancia, pero opta por mimetizarse en demasía. No obstante, pese a las diferencias ideológicas –y de estilo- que la separan, ambas convergen en un único camino: el de la elegancia y la distinción.

      Embed

Comentarios Facebook