jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Salud
22 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

¿Para qué sirve la criopreservación?

0
Comentarios


En la actualidad, los tratamientos con células madre ofrecen una alternativa que permite al cuerpo la autorregeneración, y son cada vez más las investigaciones científicas que ya las utilizan en terapias experimentales para reparación del músculo cardíaco, cirugía ortopédica, odontología, enfermedades autoinmunes y hasta enfermedades neurológicas.

¿Para qué sirve la criopreservación?
Foto:

Aproximadamente una década atrás, se comenzó a criopreservar (guardar en frío) sangre de cordón en forma privada en Argentina, lo que permite que el donante pueda utilizar sus propias células para tratamientos personalizados y 100% compatibles. Hoy existen en nuestro país 7 bancos privados -4 en CABA, uno en Córdoba, uno en Rosario y uno en Mar del Plata- que ofrecen este servicio.

Para conservarlas, se utiliza un procedimiento llamado criopreservación, por el que las células son congeladas a temperaturas extremadamente bajas con el objeto de que mantengan su vitalidad sin alteraciones a lo largo del tiempo. El objetivo de este procedimiento es que las células correctamente criopreservadas podrán ser utilizadas por su dueño, años más tarde, para distintos tratamientos.

El proceso de recolección, es completamente indoloro y sólo puede realizarse en los primeros instantes posteriores al parto y siempre luego de que haya nacido el niño y se haya clampeado (cortado y obturado) el cordón. Ni el bebé ni la madre quedan expuestos a riesgo ni dolor alguno durante el proceso de recolección. Todo el proceso se realiza luego del nacimiento del bebé, y no altera en nada los tiempos del parto.

Un relevamiento realizado por la ABC Cordón, realizado sobre 137 casos en relación al conocimiento de la preservación de células madre entre los futuros padres y sus beneficios, arrojó como resultado que 80% de las futuras mamás conoce los beneficios de guardar el cordón umbilical de su bebé a través de su obstetra, explica el doctor Diego Fernández Sasso (MN 82733), Miembro de la Comisión Directiva de la Asociación de Bancos de Células Madre (asociación médica sin fines de lucro, www .abccordon.com).

La mayoría de las mujeres y hombres consultados manifestaron no tener la suficiente información sobre el tema como para tomar una decisión. Muchas madres saben del tema por familiares o amigos, pero son minoría. Existen también los que no lo creen necesario, ya que no conocen los alcances preventivos que pueden llegar a tener. En este punto, el rol del obstetra es clave: generalmente lo que sucede en el post parto no es un tema habitual en las consultas previas a éste.

Si bien en el último año el mercado privado de la preservación de células madre creció un 15% y ya son 60.000 las familias argentinas que guardan, se cuenta con un alto desconocimiento en los avances observados día a día, tratando diferentes patologías con Células Madre. En el caso de los padres que no son primerizos, muchos ya tienen conocimiento del tema gracias a su primera experiencia. Y son los que suelen repetir el procedimiento con sus siguientes hijos.

En el caso de las personas que tenían conocimiento previo del tema, el mito de que el tratamiento es caro pudo ser un freno para no avanzar en la decisión. La realidad es que su costo es de alrededor de $12.000 por única vez y luego se abona un mantenimiento anual de $1000, siendo un costo accesible para más gente de la que imagina poder pagarlo. A la hora de hablar sobre los beneficios, si bien el uso probado de estas células es en el transplante de médula ósea, existen investigaciones científicas que ya las utilizan en terapias experimentales para reparación del músculo cardíaco, cirugía ortopédica, odontología, enfermedades autoinmunes y hasta enfermedades neurológicas, entre otros.

La posibilidad de guardar células mesenquimales (las que pueden producir varios tipos de células de los tejidos tales como el cartílago, hueso y grasa. Científicos están investigando cómo las CMM pueden usarse en enfermedades óseas y de cartílago. Asegura la conservación de un tejido valioso, sin ningún riesgo para la mamá ni para el bebé). Estas células tienen una compatibilidad total con el propio niño y un 25% de ser compatibles con sus hermanos. Disponer de ellas asegura a esa familia tener un material único para toda la vida.

      Embed

Comentarios Facebook