domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Política
22 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

El balotaje, mecanismo que recorrió la historia electoral

0
Comentarios


Si bien la segunda vuelta que tendrá lugar hoy es un aporte de la Constitución de 1994, ha sido un recurso tenido en cuenta en otras elecciones, pero que por los resultados de los comicios nunca fue instrumentado.

El balotaje, mecanismo que recorrió la historia electoral
Foto: politicaargentina.com
Foto:

E l mecanismo de balotaje en la elección presidencial que rigió en diversos momentos de la historia nacional y sólo adquirió su consagración definitiva tal como lo conocemos hoy con la reforma constitucional de 1994.

La Constitución "histórica" de 1853 había implantado la elección indirecta de sus presidentes, mecanismo por el cual el pueblo elegía "electores", quienes reunidos posteriormente en el Colegio Electoral designaban al primer mandatario.

El mecanismo fue importado de la Constitución de Estados Unidos, que en este punto y en otros más había servido de guía y referencia para la nuestra.

De esta manera todos los presidentes que se sucedieron desde entonces, de Justo José de Urquiza, en 1854, a Juan Domingo Perón, en 1946, fueron electos en Colegios Electorales.

Pero hacia 1949 una reforma constitucional impulsada por el primer gobierno peronista, eliminó el Colegio Electoral al introducir la elección directa del presidente, por simple pluralidad de sufragios, con reelección indefinida.

Así, las elecciones presidenciales de 1952 se efectuaron con el nuevo mecanismo dando como resultado un contundente triunfo de Juan Domingo Perón que, de este modo, inauguraba su segunda presidencia.

A su turno, la Revolución Libertadora de 1955 dejó sin efecto la reforma constitucional de 1949 y revivió el viejo sistema de Colegio Electoral.

Las subsiguientes elecciones presidenciales, de 1958 y 1963, que dieron como ganadores a Arturo Frondizi y a Arturo Humberto Illia, respectivamente, se materializaron a través del Colegio Electoral.

En 1972, el presidente de facto, general Alejandro Agustín Lanusse enmendó la Constitución de 1853: restableció la elección directa para presidente y vicepresidente, que había impuesto efímeramente la derogada Constitución de 1949, introdujo la elección de un tercer senador nacional para la minoría en cada provincia y, finalmente, para la elección de presidente, gobernadores y senadores nacionales, estableció un régimen de doble vuelta electoral.

Este régimen electoral se estrenó en las elecciones del 11 de Marzo de 1973. Participaron, entre otras fórmulas presidenciales la del Frente Justicialista de Liberación FREJULI- (Héctor J. Cámpora-Vicente Solano Lima); la Unión Cívica Radical UCR- (Ricardo Balbín-Eduardo Gamond) y la Alianza Popular Federalista APF- (Francisco Manrique-Rafael Martínez Raymonda).

En la primera vuelta electoral, el FREJULI obtuvo el 49,56 % de los votos; la UCR, el 21,29 %; y APF, el 14,90 %.

Formalmente, hubiera correspondido una segunda vuelta entre el FREJULI y la UCR (APF quedaba afuera al no haber alcanzado el 15 % de los sufragios). Sin embargo, Ricardo Balbín desistió de ir al balotaje ante una diferencia que parecía indescontable, por lo que el odontólogo Héctor Cámpora se convirtió en el nuevo presidente.

Ante la crisis política de la segunda mitad de 1973, desencadenada a raíz de la renuncia de Cámpora, se volvió a llamar a elecciones presidenciales. El balotaje argentino tuvo una nueva oportunidad.

En estos comicios, que tuvieron lugar el 23 de setiembre de 1973, se volvieron a presentar las mismas listas pero con algunos cambios en su composición: el Frente Justicialista de Liberación (Juan Domingo Perón - María Estela Martínez de Perón); la Unión Cívica Radical (Ricardo Balbín - Fernando de la Rúa) y la Alianza Popular Federalista (Francisco Manrique - Rafael Martínez Raymonda).

Los resultados fueron: FREJULI: 61,85 %; UCR: 24,42 %; y APF 12,19 %. En este turno electoral, la fórmula ganadora había superado ampliamente la mayoría absoluta de los sufragios y no hizo falta una segunda vuelta.

Con el retorno a la vida democrática, a partir de 1983, se volvió a implantar el sistema electoral consagrado en la vieja Constitución de 1853. Era el renacer del legendario Colegio Electoral argentino. Así, las elecciones que consagraron a Raúl Ricardo Alfonsín (1983) y a Carlos Saúl Menem (1989) se realizaron con el sistema indirecto, sin balotaje.

En 1994, Pacto de Olivos mediante, tuvo lugar la última reforma constitucional a nuestra Carta Magna. En ella se eliminó el Colegio Electoral y el sistema indirecto de elección de presidente, vice y senadores nacionales.

Electorado directo

Se implantó, en forma definitiva, el mecanismo electoral directo para todos los cargos ejecutivos y legislativos; y se le otorgó rango constitucional al sistema de doble vuelta electoral o balotaje.

Sin embargo, el mecanismo constitucional introduce una serie de innovaciones que lo convierten en una rareza en todo el mundo. Los artículos 97 y 98 de la Constitución prevén la realización de un balotaje en dos situaciones: cuando ninguno de los candidatos se alza con el 45 % de los votos en primera vuelta; o si ninguno supera el 40 por ciento con una diferencia de más del 10 por ciento respecto al que le sigue en número de sufragios.

Siguiendo el precedente sentado por la Constitución Nacional reformada, varios distritos fueron eliminando el sistema electoral indirecto y algunos adoptaron el mecanismo de doble vuelta puro o 'balotaje', según la voz francesa.

La Constitución de 1994 rigió las elecciones que tuvieron lugar desde entonces: 1995, 1999, 2003, 2007 y 2011. i

Comentarios Facebook