domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
General
26 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Distinguen al Café Baromero por su centenario

0
Comentarios


La familia que administra el local descubrió la placa colocada por el Gobierno de la Ciudad que reconoce los 100 años del lugar que supo ser el reducto de diversos artistas, deportistas y periodistas.

Distinguen al Café Baromero por su centenario
Foto:

La Legislatura porteña colocó una placa en el café-bar Baromero, ubicado en Del Barco Centenera y Saraza por su centenario en la Ciudad de Buenos Aires.

Su construcción sufrió muy pocas modificaciones a lo largo de los 100 años y en sus mesas se sentaron reconocidas personalidades como los boxeadores Oscar 'Ringo' Bonavena, Víctor Galíndez, José María 'El Mono' Gatica, Horacio Saldaño y el piloto de Turismo Carretera Antonio Lizeviche.

También, entre los años 1956 y 1962, vivió en su infancia y junto a su madre, el periodista Víctor Sueiro, en una pieza ubicada en el entrepiso del bar. El humorista Coco Sily y el conductor La Tota Santillán fueron otros de los que se acercaron al lugar.

El mes pasado, DIARIO POPULAR habló con los actuales dueños del comercio, Daniel y Susana, por el centenario. "Cuando arrancamos mantuvimos un tiempo la modalidad bar y despacho de bebidas solamente, y poco a poco fuimos dándole nuestra impronta y lo convertimos también en restaurante", explicó Daniel, que junto a Susana se instaló hace 20 años.

Mucha historia

Sobre los nombres que recibió el bar, su dueño recordó: "Cuando yo llegué se llamaba López, antes se llamó Stella Maris, y yo le puse Baromero en honor a un perrito que estuvo 17 años conmigo, yo era soltero en ese momento y estaba conmigo siempre, un fiel compañero".

Entre los nombres que Daniel recordó en aquella ocasión sobre los visitantes del Baromero estaba Dante Gullo, quien ayer formó parte del descubrimiento de la placa por los 100 años.

Daniel también mencionó algunas modificaciones actuales: "Nosotros le fuimos cambiando la ambientación, la iluminación, a convertirlo en un restaurante que si bien atesora sus orígenes, es un lugar familiar. Hoy sí, tenemos público femenino, yo me encargo de conversar con los comensales, de hacerles sentir que están en un lugar cálido donde son bien recibidos. Y por eso vuelven. Yo quiero que sea un bar que da de comer, en realidad es un restaurante, pero con la mítica del bar de la esquina. Todavía mantenemos esa relación con los vecinos".


      Embed

Comentarios Facebook