viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
30 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

En River, las incorporaciones no se convirtieron en refuerzos

Leonardo Peluso
0
Comentarios
Por Leonardo Peluso


De los jugadores que llegaron durante este 2015, sólo Alario devolvió con buenos partidos la confianza que le dieron. El resto aún sigue en período de adaptación y no puede dar el salto de calidad necesario.

En River, las incorporaciones no se convirtieron en refuerzos
Foto:

Cuando a mediados del año pasado, Marcelo Gallardo, sorprendió a todos con la llegada de Leonardo Pisculichi que venía de irse al descenso con Argentinos, hubo dudas. Sin embargo el semestre de Piscu lo puso al DT con licencia para elegir y tanto en el mercado de verano como en el de invierno, los nombres fueron los mismos.

El Pity llegó primero y en el invierno se sumaron Bertolo, Viudez, Alario y Casco. A los 5 no le pasó lo mismo que a Pisculichi y solamente Alario que la rompió en la Libertadores le dio la derecha al DT. Al resto, la adaptación se le hizo un calvario que mezclada con lesiones inoportunas y una competencia exigente y sin pretemporada no colaboró para que esas incorporaciones se conviertan en verdaderos refuerzos.

El que más jugó fue el Pity, que pisó el club en el verano, y su vara de rendimiento tuvo más bajas que altas. Luego Tabaré y Bertolo se sumaron para la pretemporada; el uruguayo arrancó a un nivel muy alto y luego se desinfló, mientras que el ex Banfield nunca salió de boxes y aun esperan por su vértigo. Párrafo a parte para Casco que si bien es el que menos dio y más problemas generó, también es el que llegó más tarde y sin pretemporada. Lo mismo que para Alario que si pudo emular a Piscu con una actuación excelente en la definición de la Libertadores, mostrando que la camiseta parecía tenerla desde que nació.

Lo cierto es que para estos jugadores, el tiempo de acá al mundial de Japón es clave para que tengan revancha y demuestren que la ilusión va a seguir viva para sus rendimientos futuros, ya que van a ser los que formen parte de la base que se viene en el 2016.

Bertolo fue el elegido para que Sánchez no se extrañe, Pity y Viudez para que la banda izquierda que Rojas dejó tenga buenas alternativas, Casco para que Vangioni no se sienta solo y Alario para que Teo sea un buen recuerdo. Todo está por verse y el tiempo aun es novato para ellos que necesitan pasar la adaptación con partidos y con paciencia.

El vértigo de estos tiempos en River donde todo pasa a la velocidad de la luz, con competencia constante y a primer nivel, no colabora para los jugadores que necesitan maduración. Lo vienen padeciendo y el trabajo de ellos y el cuerpo técnico será que la frustración y los malos partidos sean oportunidades para crecer y ensayar. Por ahora, en esta parte final del año y tras ganar todo, los refuerzos fueron los que más padecieron la imposibilidad de adaptarse.

      Embed
banner

      Embed
banner




      Embed


Comentarios Facebook