martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
30 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Liniers ganó y volvió a la C

0
Comentarios


La Topadora enmudeció el Puga y se quedó con el Reducido de la D. Tras el empate de la ida, el equipo de Juan Saitta le ganó 3 a 2 a Atlas en una definición polémica y volverá a jugar en la Primera C.

Liniers ganó y volvió a la C
Foto:

Arrasó. La Topadora vivió su tarde soñada en General Rodríguez y abrochó el ascenso. Contra todo pronóstico, Liniers derrotó 3 a 2 a Atlas como visitante y, como en Villegas habían igualado 1 a 1, ganó el Reducido de la última categoría del fútbol argentino y pegó la vuelta a la Primera C. De yapa, también se ganó el derecho de participar de la próxima edición de la Copa Argentina. Hubo fiesta en casa ajena.


El abrazo, el llanto y la emoción de todo el pueblo de Liniers no va a opacarse pese al escandaloso final. La alegría de un grupo de jugadores que transpiró para consumar el gran objetivo. Que tuvo que luchar contra todos para llegar hasta donde se encuentra. Disfrutando de un ascenso inolvidable.

Porque a la Topadora no le fue sencillo abrazar el éxito. Es más, pese a que arrancó el año llevándose a todos por delante, con el correr de las fechas se fue quedando sin combustible, aunque igualmente le alcanzó para meterse en el Reducido.

Después de dejar en el camino -sin sobrarle nada- a El Porvenir, afrontó la llave decisiva yendo de punto. Ante el gran candidato. Todo estaba a pedir del poderoso y mediático equipo del reality, luego de una igualdad que lo dejaba muy bien posicionado a la espera de la revancha.

En ese contexto, Liniers fue recontra visitante en General Rodríguez. Pero no se achicó, sino todo lo contrario. Sacó pecho y jugó la final con el corazón -como lo hizo en gran parte de la temporada- para sacar adelante un partido chivísimo, que pudo habérsele escapado sobre el cierre si el árbitro (Falcón Pérez) no hubiese ignorado un claro penal sobre el cierre en favor del dueño de casa.

Pero la historia la escriben los resultados. Y ese fallo quedará solo en la memoria del Marrón, que tuvo que rendirse ante los pies de la Topadora y no pudo disfrutar de esa fiesta que hace rato se le viene postergando.

Lo cierto y lo concreto es que desde Villegas salió el segundo ascenso. Un equipo que finalizó tercero en el torneo. Que acumuló 58 puntos (17 victorias, 7 empates y 6 derrotas) y que, de la mano de Juan Sattia, recuperó su lugar.

Merecido por donde se lo mire. Lágrimas de emoción y de felicidad para un plantel que terminó colgado del alambrado festejando con ese puñado de hinchas que tuvieron su momento de euforia entre tantas miles de frustraciones

      Embed




Comentarios Facebook