sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
30 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Talleres, a puro corazón, llegó a la final del Reducido

Carlos Siffredi
0
Comentarios
Por Carlos Siffredi


El equipo dirigido por Aldirico, que venía de igualar 0-0 en la ida, superó a pura garra 2-0 a Dock Sud, que terminó con nueve. Giménez y Arce convirtieron para el local. Sobre el cierre, los de Escalada salvaron una pelota en la línea.

Talleres, a puro corazón, llegó a la final del Reducido
Foto: Hipólito Fernández
Foto:

Con el corazón en la mano pero un tremendo grito de satisfacción al final, Talleres superó 2-0 a Dock Sud en el desquite de la semifinal del Reducido y así hizo el check in rumbo a la final del Reducido que lo enfrentará a Central Córdoba. De tiro libre Marcos Giménez, en el primer acto, junto a Yoel Arce en la agonía del encuentro, tras una contra letal y una salvada en la línea, fueron los responsables de que el sueño de lograr el ascenso a la B Metropolitana siga intacto.

La paridad sin goles obtenida en el partido de ida en cancha de Dock Sud le calmó los nervios a Talleres de Remedio de Escalada pues en su casa iba a ser un escenario favorable. Y así fue como desde el vamos el local saltó a morderle la yugular al Docke. De media distancia Prieto y, luego de un rebote del arquero Gastón Molina, Berón le perdonaron la vida al equipo dirigido por Damián Troncoso. Más tarde siguieron los bombardeos locales pero la suerte estuvo del lardo de Molina. Hubo vértigo en el primer acto, incluso mediante las llegadas del visitante Jaime, pero tras eso el encuentro entró en un bache.

Para el complemento Talleres se enfocó. Así, de tiro libre, fue Giménez quien tomó la bocha, la acomodó y engañó a los defensores que quedaron pintados pues pensó que iba a tirar un centro pero su zurda sacó un remate directo al arco que se le coló a Gastón Molina.

La colina se le hizo cuesta abajo a Talleres y comenzó a circular con criterio la pelota, mientras que Dock Sud fue un puñado de nervios que comenzó a mostrar juego brusco. Superado por el anfitrión, a la media hora de juego Lugarzo vio la roja por un codazo al imparable Corado.

De poco sirvió que el solitario Federico Rodríguez intente romper ya que al final siempre faltó puntería. Hubo momento para el infarto cuando, tras cuatro salvadas, entre todo Talleres sacaron una aproximación que metió medio. Pero el salvador fue Eloy Pereira, quien de chilena la salvó en la línea. El vencido Docke quedó de rodillas sin anda que hace ante una contra perfecta que con asistencia de Giménez y terminó en gol con sabor a final de Arce.


      Embed


Comentarios Facebook