lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
30 | 11 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

El Charrúa dio el batacazo y fue verdugo de Laferrere

Gabriel Fernández
0
Comentarios
Por Gabriel Fernández


Un golazo del ingresado Ezequiel Amilivia extendió la definición y, desde los doce pasos, los de Cuffaro Russo se mostraron muy eficaces. El Verde fue todo tristeza y su gente les reclamó e insultó a algunos jugadores y al DT.

El Charrúa dio el batacazo y fue verdugo de Laferrere
Crédito: Heva Imagenes
Foto:

Otra vez Laferrere se quedó en la puerta de una final de la "C". Otra vez su verdugo y su karma se llamó Central Córdoba. A pesar que llegaba a este desquite en su casa con un parcial de 1 a 0 conseguido en el Gabino Sosa de Rosario, Lafe se cruzó con un Charrúa que en el segundo tiempo mostró su faceta más guapa, empardó la llave con un gol de Ezequiel Amilivia de afuera del área a cinco minutos de final, forzó los penales y festejó de la mano de una efectividad asombrosa. Ahora, los rosarinos serán protagonistas de la final ante Talleres y Laferrere deberá remangarse y pensar en buscar una revancha en el próximo semestre cuando, una vez más, arrancará una etapa con chapa de candidato.

El primer tiempo fue, táctica y mentalmente, del local. Se paró de frente y en campo rival, sin especular con la ventaja previa, y hasta contó con dos situaciones muy claras de gol con pelotas que cruzaron el área rosarina y que por muy poco no pudieron empujar Adrián Castro, primero, y Marcelo Marzoratti, después.

El segundo tiempo fue distinto. Porque Central Córdoba cambió su postura y también su imagen a partir de los cambios que impuso Ariel Cuffaro Russo y el juego se trasladó al campo de un Laferrere que empezó a rodearse de fantasmas y que, poco a poco, empezó a sentir el murmullo de su gente.

Entonces hubo un par de jugadas muy claras sobre el arco de Leandro García. En una el mellizo Fernando Resler (su hermano lo siguió desde la tribuna por estar suspendido) la tiró afuera con todo el arco de frente y en la otra fue Marcelo Zaen quien dibujó un enganche bárbaro dentro del área pero no tuvo precisión y remató afuera.

Y así llegó ese minuto treinta y nueve y ese zapatazo de afuera del área del ingresado Ezequiel Amilivia que llevó la definición hacia los penales. Y, sin dudas, en esa instancia se reflejó el impacto que generó el gol de Central Córdoba. Porque los visitantes cantaron bingo con sus cinco remates, Juan Cruz Leguizamón le desvió el remate a Carlos Madeo (el mejor de Lafe en los noventa) y el festejo y la clasificación viajó rumbo a Rosario

Comentarios Facebook