viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Viva la pesca
03 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Buenos piques de sargos en pedregales de Tres Arroyos

0
Comentarios


Sin brillar por grandes portes, el sargo exige al pescador en técnica y equipos para sacarle provecho a la pasada de los cardúmenes. Una pesca entre pedregales donde las buenas cañas siempre se destacan.

Buenos piques de sargos en pedregales de Tres Arroyos
Foto:

Nuestro referente en costa Atlántica, Paco García, siempre secundado por su hijo Ezequiel, nos han acostumbrado a sorprendernos con pescas notables que muchas veces son ajenas al habitante de las grandes urbes que cuando visita el mar apunta a la variada pero rara vez a una pesca fina y específica. Este es uno de esos casos: vamos a hablar de sargos, un pez de pequeñas dimensiones, pero de apasionante técnica de pesca entre pedregales. La zona elegida: los grandes pedregales de Tres Arroyos.

Los primeros datos firmes llegaron desde Claromecó y luego se fueron dando sargos hacia el norte. Ya en este mes y el que viene los podemos pescar en cercanías de Mardel. Observar el mar resulta fundamental. Es necesario contar con aguas claras y altura de ola baja ya que los intentos los haremos desde pedregales y el golpe de mar muchas veces nos limita en las horas de pesca debiendo abandonar los planchones.

La pesca requiere por lo general de equipo de lance con caña y reel algo robustos que nos permitan despegar de los fondos nuestros elementos y recoger con velocidad la captura o la línea para renovar carnadas.

El sargo se mueve en cardúmenes y es muy común que pasemos de escasos resultados a una pesca brillante solamente con modificar el lance a un fondo de mayor alimento comúnmente piedra viva repleta de mejillones, son los veriles y las caídas de las piedras las zonas más rendidoras pero a la vez en donde podríamos perder mayor cantidad de elementos. También podemos apostar a un equipo liviano y equilibrado si el mar lo permite.

Pasamos de un equipo pesado a una caña de una mano con un reel frontal y dejando de lado la rusticidad que planteábamos anteriormente, un paternoster de dos brazoladas muy corto o un chiripá o puntero nos han dado últimamente las mayores satisfacciones pero cabe aclarar que vamos a poder utilizar esta técnica en lugares muy puntuales y con características de mar en donde la altura y la fuerza de la ola no sean una complicación. Les aseguramos que la experiencia vale la pena por la brava lucha que darán los sargos.

Recomendamos siempre llegar en mínima marea para hacer un reconocimiento de la cancha y tomar referencias para luego ir moviéndonos sobre los planchones en los lugares mas convenientes de acuerdo a la altura del mar que nos irá quitando sectores en el repunte, terminando muchas veces pescando de orilla muy lejos de los puntos ideales. Un mar fuerte no es una complicación para esta especie pero seguramente nos va a dificultar la tarea y trataremos en esos casos de buscar algún sector en calma aunque rompa mar adentro.

En cuanto a las líneas utilizamos una o dos brazoladas y una pequeña boya elevadora en el caso de pescar de fondo con anzuelos nro. 3 pudiendo ser maleables por el caso de engancharlos en la piedra y que abran al ejercerles presión, las brazoladas deben ser cortas, no superiores a 50 cm. Madres reforzadas y brazoladas más débiles serán un buen equilibrio para no perder tantos elementos. El camarón con cáscara sin cola ni cabeza atado con hilo de goma y algún langostino chico siempre serán carnadas exitosas.

Abrimos esta temporada desde el Cuarto Salto en proximidades del Balneario Claromecó y podemos recomendarles toda esa zona de pedregales para hacer intentos, algunos puntos son complicados para llegar con vehículos de tracción simple pero a otros cercanos al Faro de este balneario y cerca de la zona urbana podemos acceder. Continuarán en ascenso los resultados en esta pesca con el correr de los días.


      Embed

Te puede interesar

Comentarios Facebook