sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
04 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Embarazada perdió su bebé al ser baleada en un asalto

0
Comentarios


La víctima fue identificada como Rosalía Orellana Ureña (de 22 años y nacionalidad boliviana), y quedó internada en el hospital Piñero alojada en la sala de terapia intensiva, en estado crítico. Su esposo relató cómo fue el asalto.

Embarazada perdió su bebé al ser baleada en un asalto
Foto:

Una joven embarazada fue baleada y perdió su embarazo, tras ser víctima de un asalto que sufrió cuando caminaba por las calles del complejo habitacional Barrio Rivadavia del Bajo Flores.

La víctima fue identificada como Rosalía Orellana Ureña (de 22 años y nacionalidad boliviana), continúa alojada en dicho centro asistencial, alojada en la sala de terapia intensiva, en estado crítico, tras ser sometida a una cesárea, en la que se constató el fallecimiento del bebé.

José López, marido de la joven, contó que su esposa "fue baleada, cuando le robaron en el Barrio Rivadavia, delante de la nena de dos años", agregando que atravesaba la semana número 37 del embarazo de un varón que perdió porque el proyectil "le dio al bebé en un pulmón y no pudieron salvarlo".

En su relato, el hombre explicó que todo ocurrió alrededor de las 16 del último miércoles, cuando su esposa Rosalía Orellana Ureña "había ido a la salita que hay en Cobo y Curapaligüe a buscar leche para la nena. Cuando regresaba rumbo a mi casa en la villa 1.11.14, pasó por el pasaje Guerra Gaucha del Barrio Rivadavia y ahí fue asaltada por un joven. Estaba con la niña, que vio todo. El ladrón le dio un tiro en la panza y escapó".

Además, contó que su mujer "no llevaba plata, ni el celular" y en tal sentido, especuló que "supongo que como no tenía nada, la asaltaron para sacarle la leche".

Al quedar tirada en la calle, un grupo de vecinos la cargaron en una camioneta, ante la demora en la llegada de la ambulancia. La joven y su hija fueron dejadas en la guardia del Hospital Parmenio Piñero, por personas que no se presentaron ante los médicos y a los que ahora se busca como hipotéticos testigos de lo sucedido.

"Todos saben quién le disparó y donde vive, pero la gente tiene miedo a hablar", señaló el marido de la víctima, quien sostuvo que "teníamos la ilusión de formar la parejita, ahora espero que mi mujer se pueda recuperar. Lo único que pido es que haya más seguridad para la gente común. En el barrio está Gendarmería, pero toman mate, mientras roban a la vuelta y no se hace nada".

"No puede ser que le tiren a alguien para robarle una o dos leches. Eso no puede ocurrir", manifestó José López, quien se enteró horas después, pues estaba trabajando y lo vio por televisión, sin saber de que se trataba de su familia.


      Embed

Comentarios Facebook