domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
07 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Dario Sztajnszrajber: “Hay un miedo creativo”

0
Comentarios


El filósofo explica que la razón aminora temores, pero que también existe una incertidumbre existencial que permite “emanciparse de ciertos mandatos” y avanzar en el camino a ser uno mismo.

Dario Sztajnszrajber: “Hay un miedo creativo”
Foto:

En esta ocasión, el filósofo Darío Sztajnszrajber conductor del ciclo "Mentira la verdad" que se emite por el canal "Encuentro" y creador y protagonista del espectáculo "Desencajados, filosofía y música" que combina la filosofía y la música reflexiona acerca del impacto que ejercen los miedos sobre la existencia humana y da cuenta de los distintos caminos que el hombre ha desarrollado a lo largo de la historia para hallar respuesta que le posibiliten hacer más placentero su tránsito por este mundo.

Para usted, ¿qué es el miedo?

-Por un lado, es una reacción muy instintiva ligada a la muerte. Es una relación muy primitiva con la supervivencia asociada a la posibilidad del fin de la vida. Entonces, las situaciones que generan la idea de que puede llegar la muerte provocan un resguardo utópico que es el miedo. Por otro lado, hay un miedo más social vinculado a como fuimos construyendo, a lo largo de la cultura, ciertas ideas acerca del sentido, dónde ese miedo está ligado con valores de una época y de una comunidad, donde lo que para una persona o cultura puede causarle temor, puede no ocurrir en otra. En ese caso, hablamos de una relativización del miedo.

A lo largo de la historia, ¿el hombre ha intentado combatir los miedos o ha aprendido a convivir con ellos?

-Ha tratado de evadirlos. Convive con ellos, pero no se hace cargo. Es como quien convive con una zona oscura con la que no quisiera convivir. Los intenta tener lo más alejados posibles. Sabe que siempre están presentes, que hacen a nuestra condición finita, a lo que somos, seres mortales que vamos a morir y que el advenimiento de esa muerte es inminente. En algún punto, aunque uno aprenda a convivir con ellos, en el momento que se toma conciencia de nuestra mortalidad, el miedo irrumpe.

¿Qué suele atemorizar más a la gente: las cuestiones vinculadas con la realidad cotidiana o los grandes enigmas universales como el miedo a la muerte?

-Son dos situaciones distintas en las que el ser humano se coloca. El miedo existencial se genera cuando uno decide ingresar en esa zona. Los pensamientos existenciales se provocan. Es uno quien decide pensar en esa situación. Entonces llegan miedos más creativos. Si caminás por un lugar oscuro y te asalta el miedo a que alguien te robe o te violente es un temor que irrumpe fuertemente en el cuerpo y del que uno trata de huir. En tanto, el miedo existencial está más ligado a la angustia y genera una descarga más creativa, a través de esa sensación se pueden generar expresiones artísticas, personales o búsquedas interiores que nos colocan en otro lado.

¿Existen nuevos temores o los miedos son siempre los mismos a través del tiempo?

-Por un lado, hay miedos estructurales de la condición humana y, por el otro, hay miedos que están relacionados con las transformaciones materiales de cada época. Por ejemplo, el miedo a que se te pierda toda la información que tenés en la PC no existía en la Edad Media, pero en la Edad Media existía el temor a que se incendie la biblioteca monástica. Los miedos que hacen a la condición humana como el temor a la muerte, al abandono y a la soledad, es decir miedos que hacen a lo que somos son siempre los mismos.

¿Los miedos atraviesan sexo, raza, religión, posición económica, cultural y social?

-No creo que haya una faceta que no esté atravesada por el miedo, pero los miedos suponen una singularidad, sobre todo. Por ejemplo, en el caso del género, la historia del sometimiento de la mujer a lo largo de la cultura genera por parte de la mujer una forma de vínculo con el miedo en relación al macho que es diferente cuando el caso es del macho con otro macho.

¿La palabra es una alternativa para apaciguar el miedo?

-El lenguaje siempre es un filtro, una terapia e incluso una anestesia. El lenguaje siempre aggiorna o debilita las sensaciones más originarias. En general, nuestra racionalidad, cuando logra explicar un fenómeno le quita todo misterio. Cuando se logra enmarcar al miedo en un contexto conceptual vinculado con el entendimiento se va perdiendo algo de temor y, más o menos, se logra domesticarlo. De alguna manera, la palabra tendría ese objetivo pero, al mismo tiempo, puede sucede lo contrario porque muchos de los miedos guardan relación con las construcciones conceptuales que hacemos de ellos.

La introspección, el autoconocimiento, ¿son eficaces armas para enfrentar los miedos y las angustias?

-No hay una única manera de ejercer la introspección. Yo creo que todo ejercicio de introspección un perderse en uno mismo. Desconfío de aquellas recetas pre-armadas que nos indican cuales son los pasos necesarios para encontrarnos a nosotros mismos como si fuese un manual de instrucción para producir nuestro autoconocimiento. Creo que cuanto más uno se conoce asimismo, más ingresa en la zona de un miedo interior más existencial, que además de ser creativo nos permite emanciparnos de ciertos mandatos que, en general, otro está haciendo de uno.i

"Querer conocer todo es una forma de creernos dioses"

Al igual que Nietzsche, el entrevistado se pregunta sobre el concepto del eterno retorno: "¿Qué pasaría si uno supiese que ese nacer para morir se repitiera por los siglos de los siglos? ¿Andaría con mucho cuidado al servicio de los que otros dicen que uno debe hacer para ser una buena persona o viviría cada segundo como si fuese el último? Hay dos modelos de cómo relacionarse con las cosas donde, a veces, el estar tan pendientes del miedo nos hace desperdiciar lo único que tenemos que es esta vida". Consultado acerca del pretendido saber absoluto al que aspira el ser humano, expresa: "El ideal de querer conocerlo todo es una manera de pelearnos con nuestras limitaciones y creernos dioses. Eso muestra que el ser humano pretende, a través del lenguaje y del conocimiento, atravesar la barrera de la muerte. Si alcanzáramos el saber absoluto se terminaría la muerte, porque sabríamos de qué se trata".



      Embed

Comentarios Facebook