martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Política
11 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

El traspaso presidencial tuvo una audiencia variada

Emiliano Russo
0
Comentarios
Por Emiliano Russo


Figuras de todos los ámbitos participaron del acto en el que el presidente Macri recibió los atributos presidenciales. Desde Susana a Fernando Niembro, pasando por De Angeli y Del Sel.

El traspaso presidencial tuvo una audiencia variada
Foto:

Como padre, no quiero que sea presidente porque va a perder la vida", decía a fines de enero pasado Franco Macri, el mismo que ayer asistió emocionado al traspaso de mando realizado en el Salón Blanco de la Casa Rosada y en el que su hijo recibió el bastón y la banda con los colores argentinos de parte de Federico Pinedo.

El mismo empresario que pasadas las 13.30 se retiró por la explanada de calle Balcarce, con paso cansino y desafiando los más de 30 grados, mientras el flamante mandatario desde el balcón de la Casa de Gobierno le hablaba a la multitud reunida en Plaza de Mayo.

Poco antes de la salida de Mauricio Macri a través de las columnatas del primer piso, los fotógrafos corrieron hacia el ingreso de la calle Balcarce y fueron acompañados por parte de la comitiva oficial.

 Hasta allí arribó Hernán Lombardi, el ministro de Medios Públicos y Gladys González, referente del PRO de Avellaneda, entre otros dirigentes.

También allí se la vio exultante, dando saltos y festejando la aparición de Macri y su mujer Juliana Awada -que, en brazos, contenía a una extenuada Antonia-, a la bella Nuria Quintela, ex pareja de Franco Macri. Enfundada en ceñido vestido de tono pastel, ornamentado con una flor a la altura de un sobrio escote, la asistente del fundador de SOCMA festejó la llegada al poder de un integrante de la familia Macri. A pura sonrisa, aprovechó para enfocar la cámara de su celular hacia el balcón para registrar el histórico momento.

Quintela, que solía aparecer con Franco en las revistas del corazón, desde hace años cumple funciones en las empresas del ex concesionario del Correo Argentino.

Figuras del espectáculo también fueron testigos del traspaso de mando en la Casa de Gobierno, como Susana Giménez, que llegó acompañada del productor televisivo Gustavo Yankelevich. Apenas ingresó al recinto, la diva le dio la mano al senador entrerriano Alfredo De Angeli, con quien intercambió unas pocas palabras. Más tarde se abrazó con el cómico y ex candidato a gobernador de Santa Fe por el macrismo Miguel Del Sel, quien supo interpretar en su programa de Telefé a la popular "Tota".

Bien temprano había ingresado al Salón Blanco el periodista Fernando Niembro, ex candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, que tuvo que renunciar a dicha postulación tras un escándalo por presunta corrupción. Con bajo perfil, fue testigo de protocolar ceremonia.

Poco antes de las 13 las columnas de manifestantes que llegaban desde Avenida 9 de julio, la mayoría portando banderas argentinas, se abrieron paso a través de la Avenida de Mayo y obligaron a los agentes de la Policía Federal a abrir los vallados. De a poco, la histórica plaza -que la noche anterior había cobijado a los militantes kirchneristas que escucharon el último discurso de Cristina Kirchner- fue tomando color y, al final, mientras Macri bailaba al ritmo de Gilda desde el balcón presidencial, se pudo apreciar una masiva concurrencia.

Bajo un sol implacable, los asistentes celebraron con cánticos la toma de mando de Macri y luego estallaron cuando vieron emerger la figura del flamante presidente desde el primer piso de la Casa Rosada. También festejaron cuando se animó a bailar -primero se excusó por portar la banda celeste y blanca- y desplegar su particular movimiento de caderas con el hit de Gilda.

Varios mitos cayeron en el histórico acto de ayer: hubo micros que movilizaron gente -pasado el mediodía se vio a unos pocos estacionados sobre los laterales de la avenida 9 de Julio y a muchos apostados en sobre la avenida La Rábida y los accesos al Bajo porteño; también en los alrededores de la plaza improvisados parrilleros vendieron choripanes, sánguches de vacío y de hamburguesa. Tampoco faltaron los bombos, en esta ocasión, batidos por los militantes de la columna de la Unión Cívica Radical (UCR) de Capital Federal que ingresaron portando las banderas rojas y blancas desde diagonal Sur.

      Embed

Comentarios Facebook