martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Salud
13 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Aloe: el mejor remedio contra los excesos de sol

0
Comentarios


Desde siempre se utilizó el aloe para solucionar diversas enfermedades, especialmente de la piel. Se trata de una variedad de cactus que crece prácticamente en cualquier lugar, sin cuidados, y con muy poca agua pero que, en realidad, ofrece una variedad de beneficios a la salud. Es un humidificador perfecto para la dermis, y tiene una gran capacidad de transportar nutrientes.

Aloe: el mejor remedio contra los excesos de sol
Foto:

Entre todas las virtudes del aloe se destacan sus virtudes que benefician la piel, desde el alivio de las simples quemaduras que se producen por una exposición prolongada, frotándose la piel con un trozo de su hoja abierta al medio, sus jugos ofrecen un efecto barrera impidiendo que el agua natural de la piel se pierda debido a la acción de los polisacáridos.

La hiper pigmentación cutánea, o manchas en la piel tan habitual en personas de avanzada edad, en personas que han dado a luz o utilizan anticonceptivos o que han tenido una exposición al sol tras una depilación o un golpe, se puede tratar a base de aloe vera ya que elimina la acumulación de la melanina en la piel (que es lo que causa las manchas oscuras). Esto se consigue con el gel de la planta. Basta con frotar un trozo de hoja de aloe por la zona a tratar, o aplicar aloe en gel ya envasado.

Los rayos ultra violeta "alfa" o UVA son los responsables de que se produzcan las quemaduras solares, que a corto plazo producen dolor y descamación y a largo plazo, el envejecimiento prematuro de la piel e incluso cáncer (melanomas). El pigmento de la piel o melanina es la defensa natural que la piel tiene contra las agresiones solares. Esta actúa como barrera. Los absorbe y los dispersa.

Que el color de la piel de una persona sea más oscuro, es debido a la mayor concentración de melanina en sus tejidos cutáneos exteriores, pero no se debe pensar por eso que tiene garantía de protección solar y debe protegerse también. Los filtros solares que hay en el mercado contienen componentes que dispersan los rayos UVA de una forma parecida a como lo hace la melanina. Algunos de los mejores filtros solares contienen aloe vera entre sus componentes para hidratar la piel seca y dañada y ayudar a formar una pantalla para defenderse.

La lista de enfermedades cuya mejoría o cura se atribuye al aloe-vera o sabila es muy larga, por eso vamos a hacer una enumeración de las más "populares".

eAcidez de estómago. El aloe vera normaliza el pH del estómago y reduce la acidez del mismo favoreciendo el equilibrio de la flora intestinal. Uno de sus principios activos, la aloemodina actúa directamente sobre la mucosa intestinal regulando las funciones digestivas. Se puede consumir como quien come un trozo de sandía o melón, cuanto más fresco, mejor.

eAnti-age. Muy importante en épocas como la actual donde la juventud es un valor. Al aloe se le atribuyen propiedades regeneradoras de las células. Posee un gran poder de aumentar la producción de células fibroblásticas, que se encuentra en la dermis y son las responsables de la formación de colágeno (un complejo proceso desencadenado por estímulos químicos y físicos iniciados en las células cuyo resultado final es la reparación del daño tisular). Al acelerar la producción de colágeno, lo que también hace que se atenúen las arrugas existentes reduciendo la aparición de otras nuevas. Aporta proteínas, que consiguen mantener la piel tersa y flexible.

eEn artritis y reumatismos. Todo lo que acaba en "itis" es una inflamación. La artritis es la inflamación que afecta directamente a las articulaciones del cuerpo y que provoca rigidez cursando dolor intenso en la zona. En algunos casos, existe también un aumento del líquido sinovial (el líquido que lubrica las articulaciones) y eso provoca hinchazón e inflamación impidiendo el movimiento de la zona en la que está la articulación inflamada.

El aloe vera tiene una capacidad enzimática ayuda a que los nutrientes de los alimentos sean aprovechados de forma completa, evitando la formación de sustancias que el cuerpo no ha digerido cuyos depósitos son los responsables de los anticuerpos, muy presentes en la mayoría de los procesos reumáticos y artríticos.

      Embed

Comentarios Facebook