viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Salud
13 | 12 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

No hacer del cuerpo una obsesión

0
Comentarios


La nutricionista Mónica Katz presentó un nuevo libro y habló sobre un tema cada vez más preocupante: las dietas y la obsesión por el cuerpo. Ofreció varios consejos, como apagar el discurso dominante, no hablar de comidas ni de dietas en la mesa. También hizo referencia a una investigación realizada entre estudiantes universitarios, con resultados sorprendentes: la cuarta parte de jóvenes argentinos, futuros profesionales, están haciendo dieta sin necesitarlo.

No hacer del cuerpo una obsesión
Foto:

La doctora Mónica Katz presentó en la feria "Leer y comer" (en Margen del Mundo) su libro "Somos mucho más que un cuerpo" y realizó una conferencia en la que interactuó con los asistentes. La nutricionistas es fundadora del Equipo de Trastornos Alimentarios del Hospital Municipal Durand, directora de la carrera de Médico Especialista en Nutrición con Orientación en Obesidad y de cursos de posgrado de Nutrición en la Universidad Favaloro, creadora y directora del programa online para prevención de ganancia de peso "fat-fit.com.ar", fundadora y directora de Núcleo Terapéutico Nutricional, directora de la revista de la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) y directora del centro médico que lleva su nombre.

En el inicio de la conferencia, Mónica Katz expresó: "Cuando te probás la ropa, te mirás con cara de asco y te preguntás '¿cómo estoy?', y la respuesta es 'estoy gorda', cada vez que hacés eso estás validando la tormenta perfecta. Estás viendo que esos jóvenes odian sus cuerpos y no se dan cuenta de que son mucho más que un cuerpo. ¿Cómo lo podés curar? Apagá el discurso dominante. No hables de comidas ni de dietas en la mesa. Ese no es el momento de hacerlo. Ese es el instante de mirarle la cara a tu gente y de saber cómo le fue la vida ese día. No hables ni de comida ni del cuerpo. Esos son temas de los cuales no debe hablarse en la mesa. ¿Querés hacer un curso de nutrición? ¿Querés saber un poco más de comidas? Bueno, investigá. Leé libros, pero no podés hablar de comida en el almuerzo y en la cena".

Siguió con los consejos, al manifestar: "Cada vez que un papá con colesterol se sienta a la mesa con adolescentes y habla del tema explicando que de esto de aquello no va a comer porque tiene colesterol o grasa, está mal. Aparte no lo hacen en el living o en el cuarto... lo hacen en la mesa. Dicen: 'No, no como esto porque me va a subir la diabetes'. No deben hacerse esos comentarios. Lo que generan es malestar. Yo les quiero contar que siempre va a haber un malestar entre el comer, que es necesario, y alguna ropa que te ponés. El tema es de qué lado te quedás. Y finalmente te quedás del lado de la obsesión. Así se contamina a los chicos jóvenes, al futuro nuestro".

Posteriormente, reveló los resultados obtenidos a partir de una investigación que llevó adelante: "Hace dos años hicimos una encuesta en todo el país. Fue a más de mil jóvenes de distintas universidades, estatales y privadas. La pregunta fue: "¿Estás haciendo dieta?". Pensamos que nos iba a dar un 5 por ciento de respuestas positivas. ¿Saben cuántos jóvenes de 21 años sanos, que no tenían ni celiaquía ni diabetes ni presión, contestaron que estaban haciendo dieta? La cuarta parte dijo que sí. ¡La cuarta parte! ¡Tremendo! La cuarta parte de los jóvenes argentinos que tienen acceso a la educación terciaria, que van a ocupar puestos de docentes, médicos, investigadores, legisladores, ingenieros y contadores... los que van a ocupar sectores importantes de nuestro país, están haciendo dieta sin necesitarlo. Buenos, dijimos, 'son todas mujeres'. No. La mitad eran varones. Ellos están dietando. Están haciendo del cuerpo una obsesión. Quizás diferente a las mujeres". Y, un poco en broma y otro poco en serio, agregó: "Ellas quieren ser flaquitas y ellos músculos. Panza marcada a lo Lavezzi".

Luego, Katz habló de la educación en casa, en relación a la alimentación, al manifestar: "Creo que hay mucho más qué hacer y quiero contarles por qué hay que hacerlo. Porque los muertos no son seres ausentes. Son solo invisibles. Y quiero que todos piensen en los mandatos que les transmitieron sus padres y sus abuelos. De todo y principalmente del cuerpo. Qué herencia generacional les han transmitido. ¿Sus madres y sus abuelas estaban tan obsesionadas con la gordura? Si estaban obsesionadas, se los transmitieron y si no, no. Aunque no lo digan. Y pensar ahora qué quieren ustedes para sus hijos. ¿No los quieren saludables, con cuerpos divertidos? Siempre tratando de mostrar la mejor versión de cada uno. Lógico. No una versión en la que solo la balanza te diga lo que valés. El peso en la balanza no es más que un número. No es felicidad, ni es lo que valés, ni suerte, ni inteligencia, ni belleza en la vida. Por eso lo importante es que quienes tengan hijos para educar y acompañar que se pregunten si van a seguir su propio deseo o el del otro. ¿El mandato de los demás o lo que yo quiero para mis hijos?"

Por último, la doctora se refirió a los lácteos y a las proteínas. "Una de las carencias más extendidas en el mundo es la de calcio, producto del reemplazo de la leche por jugos y gaseosas y por la ausencia del hábito de desayuno. Se ha comprobado que la leche, y particularmente la descremada, posee múltiples elementos que la tornan un excelente complemento para adelgazar", dijo Mónica, quien luego finalmente habló de las proteínas: "Lamentablemente desde 'la era del colesterol' muchos eliminan o reducen este grupo de alimentos, pues la asocian con el hecho de poseer exceso de grasa. Sin embargo, las proteínas de las carnes son excelentes para realizar un plan de adelgazamiento sustentable".

      Embed

Comentarios Facebook